La plaza cubierta de Valdemorillo, escenario de un nuevo curso del Club de Aficionados Prácticos Taurinos

valde02

Desde la técnica con el capote al manejo de la muleta, tocando también el resto de tercios, “las mejores lecciones para iniciarse en la tauromaquia retornaron a un coso cubierto de la Candelaria que, además de ser referente por acoger su ruedo el primero de los grandes paseíllos de la temporada, sabe ser aula abierta a quienes responden a la llamada del Club de Aficionados Prácticos Taurinos”, señalan desde el Ayuntamiento. Y es que un año más, el curso de tauromaquia dirigido por el maestro Eduardo Dávila Miura cobró forma bajo la cubierta de esta plaza, espacio “privilegiado” para el desarrollo de este tipo de aprendizaje, tal como quiso destacar la alcaldesa, Gema González, al dar la bienvenida a los participantes congregados para seguir el taller que el sábado 8 de junio culmin con una clase magistral ofrecida por el matador de toros Gonzalo Caballero.

Estos aficionados pudieron sentir en primera persona “la magia del toreo”, tomando como escenaris la cubierta de Valdemorillo, “cuya tradición taurina hemos de seguir impulsando por lo mucho que representa para nuestro pueblo”, señaló la regidora, quien agradece así especialmente el gesto del club organizador al elegir esta localidad para el desarrollo de esta iniciativa. Como colofón del curso, que un día antes tuvo presentación en Las Ventas, tuvo lugar un domingo de tentadero, cita que, como también es habitual, se trasladó a la cercana y centenaria plaza de Cuarto Carretero, para ponerse en suerte ante reses del hierro del colmenarejano Tomás Entero.

valde01