Galapagar desbrozará cerca de 200.000 metros cuadrados de vías y parcelas públicas para evitar el riesgo de incendios

Se acerca el verano y con ello las altas temperaturas que elevan el riesgo de incendios en las zonas donde las hierbas secas se convierten en un peligroso material combustible. La Concejalía de Medio Ambiente, consciente de los peligros que esto puede suponer, ha recorrido calles, caminos y parcelas públicas para realizar labores de desbroce. Así, se está trabajando desde marzo y se continuará hasta el mes de agosto o septiembre. En total, se limpiarán casi 200.000 metros cuadrados, abarcando desde el caso urbano hasta zonas periféricas como Colonia España, La Navata, Las Minas o Parquelagos, trabajos para los que se van a necesitar 12 trabajadores, un tractor, una estela y 10 máquinas desbrozadoras.

Se acerca el verano y con ello las altas temperaturas que elevan el riesgo de incendios en las zonas donde las hierbas secas se convierten en un peligroso material combustible. La Concejalía de Medio Ambiente, consciente de los peligros que esto puede suponer, ha recorrido calles, caminos y parcelas públicas para realizar labores de desbroce. 

Así, se está trabajando desde marzo y se continuará hasta el mes de agosto o septiembre. En total, se limpiarán casi 200.000 metros cuadrados, abarcando desde el caso urbano hasta zonas periféricas como Colonia España, La Navata, Las Minas o Parquelagos, trabajos para los que se van a necesitar 12 trabajadores, un tractor, una estela y 10 máquinas desbrozadoras. 

El Ayuntamiento de Galapagar recuerda la obligación que tienen todos los propietarios de parcelas privadas sin edificar o fincas urbanas de desbrozar y limpiar las mismas con el objeto de tenerlas en las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público, tal y como recoge el artículo 8 de la Ordenanza Municipal de limpieza de los Espacios Públicos y gestión de residuos. El incumplimiento de esta ordenanza, además de suponer una actitud incívica y poco solidaria con el resto de los vecinos, puede conllevar sanciones desde los 751 a los 1.500 euros. 

Para el concejal de Medio Ambiente, Angel Camacho, “es fundamental la colaboración de todos los vecinos en este aspecto porque su labor a nivel particular es imprescindible para evitar males mayores y daños que pudieran ser irreparables”.