Ismael Pozas y Javier Rubio: la aventura de cruzar Marruecos en un Panda 4×4 del 92

5-2
Ismael Pozas (Trapa), a la izquierda, y Javier Rubio (BiTi), a la derecha, con su Panda 4×4 50cv con el que participarán en el Oasis Raid / Fotografías: Rafa Herrero

Cruzar Marruecos a bordo de un Fiat Panda 4×4 de 1992, con apenas 50cv y un motor 1.000. Esa es la aventura que emprenden Ismael Pozas y Javier Rubio, vecinos de Guadarrama y Alpedrete, respectivamente, que del 29 de marzo al 5 de abril participan en la sexta edición del Oasis Raid, una prueba que también cuenta con una vertiente solidaria de la mano de la Asociación Felicidad Sin Fronteras, ya que todos los participantes trasladarán al menos 20 kilos por equipo (material escolar, ropa o alimentos, principalmente) para entregar en las zonas más necesitadas del desierto. “Esa es la cantidad mínima de ayuda, pero si tenemos hueco para meter 30 ó 35 kilos, llevaremos algo más”, apuntaban los protagonistas de esta aventura en la que se encontrarán caminos, zonas embarradas, bosques, piedras, baches, dunas y también nieve en los pasos más altos de la cordillera del Atlas, atravesando unos espectaculares paisajes y poblaciones como Ifrane (donde tendrá lugar la primera entrega de la caravana solidaria), Zaida, Merzouga o Alnif, hasta llegar al 5 de abril a las impresionantes cataratas de Ouzud.

6-2

“Tenemos que trabajar con el ‘roadbook’, la tablet que hemos acoplado al coche y el terra-trip, como en cualquier rally de regularidad”, explicaban Trapa y BiTi, como son más conocidos. “El primer día, después de salir de Estepona, haremos unos 160 kilómetros de cronometrada, pasando luego a siete etapas -dos de ellas secretas- que pondrán a prueba la resistencia de este pequeño Panda del 92 en el que llevan meses trabajando. “Él ya tenía un 4×2 de tracción delantera, luego yo me compré otro y empezamos a ver que con los Pandas se podían hacer carreras en Marruecos, pero nos pareció más interesante aún hacernos con un 4×4 y meternos en un rally”, señalaba Ismael. “Entre unas cosas y otras hemos estado un año preparándolo, cuando hemos podido sacar tiempo. El 90% lo hemos hecho nosotros nosotros, y por eso mismo muchas veces sale mal y hay que ir probando. El otro día se nos fue fuera un amortiguador. Ahora ya no queremos meter más cosas, porque vamos a contrarreloj, así que estamos probándolo en pistas de Segovia y Valladolid, zonas de arena donde se puede dar tralla y nos permite probar la suspensión”, añadía Javier dos semanas antes de que el Oasis Raid se pusiera en marcha.

4-2

Este equipo de Guadarrama competirá en la categoría de pequeños vehículos de los 80 y 90, compartiendo recorrido con otros 45 utilitarios, entre los que habrá Opel Corsa, Citröen AX, Ford Fiesta o el popular Escarabajo, todos ellos con más de 25 años. “La ventaja que tenemos nosotros es que al ir en un 4×4 podremos salir más fácilmente en las dunas y las zonas más complicadas, mientras que otros a lo mejor tienen que tirar de pala en algún momento para despejar la arena”, destacaban.

“Al final lo bonito es la aventura de hacer un rally con un Panda que tiene 50 caballos. Lo que hemos hecho es sanearlo, cambiando todas las piezas que pudieran estas desgastadas, porque lo que necesitamos es fiabilidad de motor, que aguante 4.000 kilómetros. También hemos preparado mucho la amortiguación, que hemos modificado y no es la misma que viene de serie. Se trataba un poco de ir experimentando y ver lo que nos cuadraba”, explicaba. Un trabajo que también se ha trasladado al propio cuadro de mandos, acoplando la tablet y todos los elementos necesarios para la navegación en el rally en una labor de auténtica artesanía.

Trapa y BiTi agradecen también el apoyo de los patrocinadores (Talleres Antis, Jiménez MotorSport, ASMI, Audio Express, Solo Ruedas Sierra, RyA Sierra, MP Canadian House, Burner Squad y Casa Pozas Tartajo) con los que han contado para participar en este sexto Oasis Raid, al que llegan sin ningún tipo de experiencia previa, pero con todas las ganas de llegar hasta el final. “Lo importante es terminarlo, repartir la ayuda y venir contentos; y si ademas estamos lo más arriba posible, mucho mejor”.

Enrique Peñas