El Gobierno de Las Rozas invita a los grupos de la oposición a negociar la nueva reducción fiscal que está estudiando, tras la bajada del IBI al mínimo legal

El equipo de Gobierno de Las Rozas (PP) está estudiando qué margen presupuestario tiene para acometer una nueva reducción fiscal en la ciudad. El concejal de Hacienda y Recursos Humanos, Jose Luis Álvarez, invitó hoy durante el Pleno municipal a los grupos que forman la oposición (Ciudadanos, PSOE, Contigo por Las Rozas, UPyD) a negociar esta nueva reducción de impuestos, tras la bajada del IBI al mínimo legal al comienzo de la legislatura. En concreto, el PP está estudiando bonificaciones para familias numerosas, entre otras, pero el Gobierno necesita el apoyo del Pleno para poder acometer esta segunda fase de la reducción de la carga impositiva de los roceños, al gobernar en minoría. “Queremos avanzar en una política fiscal de bajada de impuestos dinamizadora de la economía, que está en el ADN de este equipo de Gobierno”, ha señalado el alcalde de Las Rozas, José de la Uz.

concejal las rozas

El equipo de Gobierno de Las Rozas (PP) está estudiando qué margen presupuestario tiene para acometer una nueva reducción fiscal en la ciudad. El concejal de Hacienda y Recursos Humanos, Jose Luis Álvarez, invitó durante el Pleno municipal a los grupos que forman la oposición (Ciudadanos, PSOE, Contigo por Las Rozas, UPyD) a negociar esta nueva reducción de impuestos, tras la bajada del IBI al mínimo legal al comienzo de la legislatura. En concreto, el PP está estudiando bonificaciones para familias numerosas, entre otras, pero el Gobierno necesita el apoyo del Pleno para poder acometer esta segunda fase de la reducción de la carga impositiva de los roceños, al gobernar en minoría.

“Queremos avanzar en una política fiscal de bajada de impuestos dinamizadora de la economía, que está en el ADN de este equipo de Gobierno”, ha señalado el alcalde de Las Rozas, José de la Uz.

Álvarez expuso en el Pleno los datos que reflejan el buen comportamiento que tuvieron los ingresos durante el año 2017, y que llevan al Gobierno a estudiar dicha segunda fase en la reducción de impuestos. Así, el balance presupuestario refleja que los ingresos corrientes obtenidos por el Ayuntamiento superaron en 8 millones la previsión, ascendiendo por todos los conceptos a un total de 100,6 millones de euros. Además, según los datos que expuso Álvarez, el Consistorio recaudó un total de 800.000 euros más por recibos de IBI, pese a la reducción de este impuesto al mínimo legal esta  legislatura. Otros impuestos como el ICIO de la construcción (+327.000 euros) también se han comportado al alza, al igual que lo recaudado en concepto de licencias (+750.000 euros) y licencias de apertura (+300.000 euros).

“Más aún, la mejoría en la situación económica en España nos ha llevado a aumentar los ingresos en la participación municipal en impuestos del Estado, como el IVA (un 45 por ciento más, con 700.000 euros más) o IRPF (un 25% por ciento más, con 1,2 millones de euros recaudados más que las previsiones)”, señaló el edil de Hacienda.

Asimismo, la deuda municipal es la mitad que la que había al comienzo de la Legislatura y se sitúa en 17,7 millones de euros. De acuerdo con los datos ofrecidos en el Pleno, en 2017 se amortizaron 11,6 millones, por lo que se reduce la deuda a pesar de haber dispuesto de un préstamo nuevo de 5,9 millones. Además, 2017 se cerró con un superávit de 14 millones y los gastos en personal han sido de un 10 por ciento menos, 3 millones menos de lo presupuestado.

En cuanto al grado de cumplimiento del acuerdo de inversiones suscrito con UPyD, Álvarez detalló que de las 17 actuaciones que incluía, 9 están cumplidas, 4 pertenecen al Plan de Inversiones de la Comunidad de Madrid (antiguo Plan Prisma) y otros 4 están contratándose o en fase de estudio.

Por último, en lo referente al grado de ejecución del Presupuesto de 2017, aprobado a finales de julio, Álvarez destacó que se ha ejecutado más del 90% en tan solo 6 meses y recordó a la oposición (fundamentalmente a Ciudadanos por ser los primeros con los que negoció el PP por su apoyo a la investidura) su incoherencia y “deslealtad a los vecinos” ya que “no pueden bloquear las cuentas públicas y luego acusar de ineficacia al Gobierno por no ser capaz de ejecutar el 100% del presupuesto en menos de medio año”.