Alejandro González: “En la media maratón, a partir del kilómetro 14 ó 15 el cuerpo pasa por una sensación que hay que experimentar antes”

Alejandro González de Miguel cumplirá 24 años en junio, ya erigido en una de las grandes referencias del poderoso atletismo serrano. Forjado en la gran cantera de Las Ardillas de El Escorial, ha pasado por clubes de renombre, como la AD Maratón o el Simply Scorpio, antes de recalar en su actual el equipo, el Surco Aventura, con el que acaba de proclamarse subcampeón de Andalucía de campo a través, tras lograr una tan sufrida como excepcional cuarta plaza individual. Estos días, Alejandro vive centrado en los Campeonatos de España de la especialidad y, sobre todo, en los 10 Kilómetros en Ruta Villa de Laredo, donde el 17 de marzo buscará expandir su progresión en su distancia predilecta -con permiso de los 5.000 metros-, pero sin perder de vista la Tragamillas, con cuya organización está colaborando activamente en la puesta de largo de la novedosa Mini, de 10.500 metros.

Alejandro González de Miguel cumplirá 24 años en junio, ya erigido en una de las grandes referencias del poderoso atletismo serrano. Forjado en la gran cantera de Las Ardillas de El Escorial, ha pasado por clubes de renombre, como la AD Maratón o el Simply Scorpio, antes de recalar en su actual el equipo, el Surco Aventura, con el que acaba de proclamarse subcampeón de Andalucía de campo a través, tras lograr una tan sufrida como excepcional cuarta plaza individual. Estos días, Alejandro vive centrado en los 10 Kilómetros en Ruta Villa de Laredo, donde el 17 de marzo buscará expandir su progresión en su distancia predilecta -con permiso de los 5.000 metros-, pero sin perder de vista la Tragamillas, con cuya organización está colaborando activamente en la puesta de largo de la novedosa Mini, de 10.500 metros. En el Campeonato de España de Campo a Través, disputado el pasado fin de semana en Gijón, acabó en 21ª posición en el cross largo, por delante de uno de los favoritos para La Tragamillas, el pentacampeón Youness Ait-Hadi (27º), a quien aventajó en 16 segundos. 

¿Qué tal ido la experiencia de los entrenamientos con los futuros participantes en la Tragamillas junto a Marina Damlaimcourt?

Nos ofrecieron la posibilidad de hacer una pequeña quedada para entrenar, y a Marina y a mí nos pareció una buena iniciativa, puesto que entrenamos mucho por aquí y vemos que la Dehesa está muy llena y que hay gente que hace muchas locuras. Era una ocasión excelente para transmitir las nociones básicas del atletismo y que así puedan seguir ellos mejorando.

La Tragamillas es una media maratón y la ‘Mini’ son 10.500 metros. Distancia aparte, ¿qué diferencias hay en la preparación? 

A priori, yo lo diferenciaría sobre todo en el número de sesiones que hacemos a la semana. Para correr 21 kilómetros, el cuerpo pasa por una situación a partir del kilómetro 14 ó 15 que hay que experimentar antes. Se requiere un mayor volumen de entrenamiento, igual no tanto a una intensidad tan alta, pero hay que hacer un volumen grande. Sin embargo, para una carrera de 10.500 metros, con salir los tres o cuatro días a la semana que sale la gente habitualmente, se puede hacer perfectamente.

2-2
Alejandro González estuvo presente en la presentación de La Tragamillas el pasado 21 de febrero / Fotografía: R. Herrero

Por lo que has visto en los entrenamientos, ¿sois optimistas con que vaya a haber más participación femenina atraída por la ‘Mini’?

Es complicado decirlo. Lo hablaba con Marina, que ella tiene mucha experiencia en ese tema: las mujeres no son tan competitivas como los hombres, ellas prefieren salir a correr. Si nos sentamos a mirar, vemos que en la Dehesa pasa un gran número de mujeres. Pero luego les cuesta pasar a la competición y hacer una carrera les asusta. En entrenamientos, hay mujeres muy preparadas, que hacen sesiones bastante buenas, pero al hablar de hacer diez kilómetros, o escuchar de hacer 21, no se sienten seguras.

¿Qué más teclas habría que tocar a tu modo de ver?

Es complicado. Así, a bote pronto, fomentar estas sesiones de entrenamiento dentro de centros de Mujer, intentar captar más al público femenino que viene a la Dehesa y que igual, en algún caso, todavía no se ha enterado de que hay una carrera nueva de diez kilómetros, aunque en eso los medios de comunicación ya hacéis bien el trabajo. Hay que intentar ir a núcleos donde exista un gran número de mujeres y hacer en ellos entrenamientos. El problema que hay que combatir es que no son tan competitivas y les asusta la distancia.

La Tragamillas lleva 12 años. Tú no la has corrido por ser atleta de distancias más cortas, pero ¿de qué manera la has seguido estos años y qué representa para ti, con lo que has ido viendo? 

Al principio no estuve tan pendiente, pero en estas últimas ediciones ha cobrado un protagonismo increíble, están trayendo atletas de grandísimo nivel. El podio del año pasado fue increíble, con un Gizaw Bekele que está en un estado de forma brutal, y con Ait-Hadi y El-Bissis. Yo por ahora estoy enfocado a carreras de menor distancia, pero en un par de años o tres no descarto participar. Indudablemente, no al nivel de estos tres fieras, pero sí está en mente debutar en la media maratón, aunque lo hemos retrasado un poquillo. Una vez que corra un par de ellas sí espero estar en la Tragamillas.

Al acabar la San Silvestre Villalbina me comentaste que si corriera el ganador, Mohammed Blal, podría protagonizar un gran duelo con Ait-Hadi, o incluso ver una gran marca de Blal…

Sí, yo creo que Blal está a un gran nivel. Creo recordar que ganó en Getafe el año pasado con una marca increíble, y Ait-Hadi y El-Bissis también están muy en forma. El-Bissis hizo en Navidades el récord de la Legua de Camarma, a ritmo de 2:52 el kilómetro, que es increíble. La clave para ver una marca espectacular en la Tragamillas es ésa: que haya una participación de tres o cuatro atletas que se peleen entre ellos y no puedan relajarse, para así correr hasta el último metro.

Jaime Fresno