Los jóvenes diestros Miguel Ángel León y Juan Miguel recogen sus “Chimeneas de Platino” como triunfadores de la feria taurina de Valdemorillo

“Valdemorillo está en mi corazón”. Con estas palabras, emocionado en el recuerdo de lo que representó triunfar en la tarde de su alternativa, en la que se fue a por todas aún debilitado por la fiebre, Juan Miguel recogía la IX Chimenea de Platino que le acredita como mejor matador de la Feria de San Blas 2018, premio que compartió con el otro recién doctorado, el sevillano Miguel Ángel León, quien apeló igualmente a la decisiva importancia de abrir esta Puerta Grande en su estreno como torero, saliendo a hombros de una plaza "con tanta repercusión, tan cerca de Madrid”.

valde03

“Valdemorillo está en mi corazón”. Con estas palabras, emocionado en el recuerdo de lo que representó triunfar en la tarde de su alternativa, en la que se fue a por todas aún debilitado por la fiebre, Juan Miguel recogía la IX Chimenea de Platino que le acredita como mejor matador de la Feria de San Blas 2018, premio que compartió con el otro recién doctorado, el sevillano Miguel Ángel León, quien apeló igualmente a la decisiva importancia de abrir esta Puerta Grande en su estreno como torero, saliendo a hombros de una plaza “con tanta repercusión, tan cerca de Madrid”.

Fue el reconocimiento de ambos diestros a la gran oportunidad que representa lidiar en la cubierta de Valdemorillo en febrero, una fecha nada fácil para el ganado, pero que contó en esta ocasión con un encierro como el de Guadalmena, el mejor de los que salieron por toriles, del que sobresalió en especial el tercero, “Libanito”, premiado como el mejor del ciclo. Un jabonero sucio de 490 kilos, aplaudido en el arrastre y para el que incluso se reivindicó el pañuelo azul, ejemplar que con nobleza y buen tranco, acometedor y humillando, tuvo recorrido como para lucir la meta que se fija a los de esta cabaña brava, facilitar el lucimiento del torero, alcanzando la comunión con su oponente, un Miguel de Pablo también en estado de gracia, merecedor de la mención especial otorgada por el Consistorio como autor de la mejor faena de las vistas en el pasado ciclo.

valde06

Tanto Antonio Sainero, portando el VIII Trofeo La Candelaria y señalando igualmente el valioso toque de atención dado por sus herrados en Valdemorillo -de hecho, después ha conseguido cerrar la presencia de los de Guadalmena en otros dos festejos-, como el jovencísimo espada de Colmenar Viejo, que sabe que la labor realizada en la primera de la citas importantes al inicio de calendario debe tener continuidad en nuevos carteles, completaron así un palmarés con el  que realmente se premió “el futuro, porque con todos ellos crece la Fiesta”. Y así lo vino a reivindicar la Alcaldesa, Gema González, quien no dudó en subrayar nuevamente “el destacado papel de nuestro pueblo a la hora de hacer visibles a aquellos que quieren llegar más arriba”. De hecho, la regidora agradeció especialmente la determinación y voluntad mostrada por los diestros que precisamente han dado su paso al escalafón superior en este coso, “porque han entendido que lidiar en esta plaza es un plus y han respondido al compromiso”.

Valdemorillo pone así su broche institucional a una feria en la que sí quedó pendiente como asignatura a superar la de los novilleros, quedando desierta la Chimenea de Oro, un aspecto apuntado por el empresario Tomás Entero en una intervención en la que, felicitando a los ganadores, les animó a no olvidarse de esta plaza ahora que enfilan sus carreras desde el éxito aquí alcanzado. En suma, todos, aficionados, toreros,  ganadero, vecinos y el Ayuntamiento representado en los miembros de su ejecutivo, compartieron en la tarde del 23 de febrero esta entrega de trofeos, piezas que en esta ocasión, además, estrenaron imagen, luciendo las artísticas obras realizadas en exclusiva por el escultor Alfonso Leal.

Fue el punto y final a toda la amplia agenda festiva de Valdemorillo, despedida con los acordes de la guitarra de Manué y el cante de Charo, y que tuvo un prólogo muy especial con la conferencia de Manuel Sanz, veterinario y voz muy autorizada en la materia, que ofreció una interesante visión de la tauromaquia del siglo XXI, una conferencia con la que sienta las bases de su gran apuesta, contribuir a seguir difundiendo y promocionando el auténtico conocimiento de la Fiesta.

valde02