Las obras de la nueva Casa del Mayor de Galapagar entran en la recta final, con la previsión de que puedan terminar en un mes y medio

Tras el parón que las obras de la nueva Casa del Mayor sufrieron a finales del pasado año, los trabajos avanzan ahora a buen ritmo y ya han entrado en su última fase, de manera que la previsión es que puedan terminar a finales de marzo o principios de abril, tal como confirmó este miércoles el alcalde, Daniel Pérez Muñoz, que comprobó la marcha de este proyecto acompañado por la edil de Obras, María José Zamorano, el titular de Urbanismo, Ángel Camacho, y la concejala de Familia y Asuntos Sociales, Encarna Ibáñez.

visita casa del mayor 2

Las obras, que comenzaron en julio de 2017, se centraron primero en el saneamiento de todas las humedades que presentaba el edificio de la antigua casa consistorial, vaciando el forjado e instalando las nuevas estructuras. Además, se ha colocado un ascensor y un lucernario de 26 metros cuadrados que permite dotar de luz natural a todo el espacio interior.

Presupuesto de 572.000 euros

En esta remodelación integral, explicó el regidor, se han conservado la fachada y el calabozo, además de la estructura original del inmueble, siguiendo las indicaciones de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid. El presupuesto de los trabajos es de 572.000 euros. “Hemos adaptado el edificio para las personas mayores, eliminando todo tipo de obstáculos, además de instalar un ascensor, de modo que se contará con un espacio más diáfano”, señaló Pérez Muñoz, añadiendo que en la redacción del proyecto se tuvo en cuenta la opinión de los propios mayores. La primera planta albergará principalmente la zona de restauración, con cocina-cafetería, comedor, sala de estar y servicios adaptados a minusválidos, mientras que en la segunda se creará una gran sala de baile, que se podrá dividir con mamparas de cristal para que se convierta en un espacio multiusos.

visita casa del mayor 3

“Se trata de mantener la esencia del edificio, permaneciendo como símbolo de identidad de nuestro pueblo y emblema del casco urbano”, indicó la responsable de Infraestructuras y Obras Públicas, María José Zamorano, mientras que el alcalde aseguró que “los mayores de Galapagar podrán estrenar esta primavera unas instalaciones remodeladas y acordes a sus necesidades”.

La sorpresa del ladrillo visto

Por otra parte, el primer edil galapagueño hizo referencia a la desconocida fachada de ladrillo visto que ha salido a la luz con el desarrollo de las obras: “No sabíamos que existía y no está previsto dejarlo, ya que habría que hacer un modificado y supondría un incremento muy alto en el presupuesto, además de que deberíamos contar con el informe favorable de Patrimonio de la Comunidad de Madrid; por lo tanto, se va a ejecutar tal cual estaba previsto, con un acabado monocapa, en blanco roto, más bonito que el que había anteriormente”.

En cuanto al uso que se dará al antiguo centro del mayor La Posada, situado en la misma plaza de la Constitución, confirmó que albergará distintas dependencias municipales: “Estarán seguro la Concejalía de Familia y el Punto del Observatorio Regional Contra la Violencia de Género, y muy probablemente también el área de Educación, que ahora mismo se encuentra en el Centro Cultural”. En cuanto a este espacio, avanzó que la intención del equipo de Gobierno es que en los próximos meses se pueda sacar a licitación un proyecto para realizar obras de remodelación que permitirán que La Pocilla se convierta en “un gran centro de las artes”. Además, concluyó, el Ejecutivo trabaja en otra actuación que “se dará a conocer en breve”. “Se están prestando servicios nuevos y por tanto necesitamos muchos espacios nuevos”, concluyó el alcalde.

visita casa del mayor 4