El Ayuntamiento de Collado Villalba muestra “su más enérgico rechazo” a la ocupación de un local en la calle Batalla de Bailén

edificio oramba 1

El Ayuntamiento de Collado Villalba ha mostrado su “más enérgico rechazo” a la ocupación ilegal de un local en la calle Batalla de Bailén, además de ofrecer “la máxima colaboración para que este presunto acto delictivo se solucione lo antes posible”. El Ayuntamiento ha manifestado que va a poner todo los medios a su alcance para resolver esta ocupación, tal y como hizo en abril del pasado año con la  resolución del cierre y precinto del autodenominado “Centro Social Okupado y Autogestionado La Fábrika”, ubicado en la vía de Servicio de la A-6 (antigua discoteca Testa). Por el momento, desde la Concejalía de Seguridad se han comunicado los hechos a la Guardia Civil, que ha dado traslado de este tema a los Juzgados de Collado Villalba.

Agentes de la Policía Local se personaron el pasado sábado, 27 de enero, en un inmueble de la calle Batalla de Bailén, al recibir una llamada del presidente  de la comunidad de propietarios, quien señaló que un grupo de unas cinco personas habían entrado en el citado local y habían cambiado la cerradura.

Los agentes intervinientes intentaron comunicarse con quienes estaban dentro del local, pero tras varios intentos nadie abrió la puerta, sino que mostraron una hoja manuscrita desde el interior, con el nombre y número de colegiado de “su abogado”. A través del cristal, en la pared del fondo, los agentes observaron un cartel grande con las palabras “Centro Social Okupado Anarquista”.

El Ayuntamiento, a través de la Policía Local, informó al presidente de la comunidad de propietarios del procedimiento legal a seguir, y ha puesto a disposición  de las personas afectadas el apoyo institucional para la resolución de esta ocupación. El local, que actualmente se encontraba vacío, había albergado una oficina de venta de viviendas de la constructora Oramba.

 

El Centro Social La Prole 

El 26 de enero, el Centro Social La Prole ‘okupó’ un local en la calle Batalla de Bailén que actualmente se encontraba vacío y que había al- bergado una oficina de venta de vi- viendas de la constructora Oramba. Según Pedro (nombre ficticio de uno de los miembros de este colectivo) la idea es ir “limpiándolo, amueblándo- lo y preparándolo” para llevar a cabo “actividades de labor social en la Sierra”. Consideran que “es legítimo recuperar este local” que perteneció a un grupo inmobiliario, que junto con los bancos “fueron los causantes de la crisis”. Si la propiedad fuera de un particular, “nos plantearíamos” dejar- lo, “no queremos suponer un proble- ma a los dueños”.

Pedro asegura que han “tenido con- tacto con el presidente y fue cordial, al menos, por nuestra parte. Quere- mos llevarnos lo mejor posible con los vecinos, no queremos ningún conflicto. Esto no va a ser una sala de fiestas, la música estará baja y no haremos mucho ruido”.

La Prole está formada “por un grupo bastante grande de gente de la Sierra entre los 19 y veintitantos años, aun- que también hay gente más mayor”. “Es una iniciativa nueva, con gente que ha estado en otros proyectos, como La Fábrika”, pero recalcan que “no son una continuación” de este Centro Social ubicado en la vía de Servicio de la A-6 (antigua discoteca Testa) y que fue desalojado en abril de 2017. “Funcionamos bajo los principios de solidaridad e igualdad, feminismo, antiracismo, ecologismo y tienen cabida diferentes sensiblidades políticas”.

“Queremos abrir una biblioteca y una sala de estudios, montar un gimnasio, un comedor popular y repartir comida, dar clases de español y de otros idiomas, hacer proyecciones de cine gratuitas semanales, ayudar a aquellos que no tengan las necesidades cubiertas y servir de altavoz a aquellos que no tienen la posibilidad de hacerse oír”. Para llevar a cabo todo esto, no recurrirán “a la financiación externa, será autogestionado, queremos ser independientes, pero no vamos a vender droga, solo algunas cervezas”.

Sobre las quejas del Ayuntamiento, critican que el Consistorio de Villalba está “salpicado por casos de corrupción” y su proyecto quiere crear “un espacio que sirva de herramienta para los vecinos de la Sierra”.

“Es totalmente legítima la ocupación de espacios, lo ocupamos para recuperarlo y hacer de un antiguo local de una inmobiliaria un espacio que pueda beneficiarse la sierra”, advierten.

Los “intereses políticos y económicos” tratarán de “intimidarnos”, este centro “es muy necesario porque la ilusión que hemos puesto en él es mayor que el miedo a no hacerlo”, consideran.

edificio oramba 2