El Torrelodones deja tocado al CUC Villalba (2-0) y el Periso frena al Galapagar en el García de la Mata (1-0)

La última jornada de la primera vuelta volvió a jugar a favor del líder, que ha cuadrado en 41 puntos su campeonato de invierno, tras doblegar al Complutense en Navalcarbón con un solitario tanto de Fabio, y ver cómo la refriega entre sus perseguidores le sigue allanando el camino: ya son diez puntos de ventaja sobre la tercera plaza, ahora en poder de un Canillas en gran forma, tras golear sin paliativos al Alcobendas Levitt (4-0) y elevar su racha a tres victorias seguidas, con diez goles anotados en ese tramo. Los madrileños emergen poderosos desde atrás, pero ello no les vale para quitarle al Torrelodones su condición de líder del año. Los de Willy Galán también aprobaron el examen del CUC Villalba, al que superaron con nitidez en el Julián Ariza (2-0), y ya suman cinco victorias consecutivas que les ha valido para igualar los 29 puntos del Galapagar. Se da la circunstancia de que esa extraordinaria racha ha llegado justo a continuación de su gran bache, el de las cinco derrotas seguidas que lo descabalgaron de la cabeza cuando era segundo.

torre-cuc villalba 1
Imagen del partido disputado este domingo entre el Torrelodones y el CUC Villalba / Fotografías: R. Herrero

Ahora, el Torrelodones está en disposición de asumir el provisional liderazgo serrano, si es que también supera el próximo domingo la prueba del Galapagar. El cuadro arlequinado perdió 1-0 en el García de la Mata ante el Periso y no pudo asaltar la segunda plaza de la AD Torrejón, que como era de esperar sufrió para puntuar por la tarde en Aravaca (2-2). Hasta seis equipos acechan la posición de privilegio de los torrejoneros en una horquilla de cuatro puntos, en lo que ya parece una importante criba al paso por el ecuador de la Liga. De ahí para abajo, se abre un corte de otros cuatro puntos que encuentra al CUC Villalba en tierra de nadie, tras perder su segundo derbi de la temporada y firmar un discreto mes de enero, al menos fuera de casa.

El Torrelodones golpea al Villalba a la contra

El esperado derbi del Julián Ariza dejó malherido al CUC Villalba, que no sólo perdió un partido crucial, sino que deberá pagar una factura alta al menos en la próxima jornada por las expulsiones de Boby y Borja Pascual, posiblemente sus dos piezas más creativas. Como ya hiciera en el estreno liguero ante el Galapagar, el Torrelodones fue un equipo muy sólido que apenas concedió nada a su rival. El Villalba tuvo el balón, pero apenas encontró vías de acceso a la portería de Ramiro, en una mañana también condicionada por el viento racheado que dificultaba el juego combinativo. Igual que en El Chopo, el Torrelodones abrevió en el camino al gol gracias a su estilete, Víctor Salcedo, que apareció a la media hora para correr un balón largo, zafarse de su par y resolver ante Martín Ferriz en el mano a mano. Poco después, y tras una de las pocas ocasiones claras del Villalba en todo el partido, en las botas de Vivi, el canterano blanquiazul casi calcó la acción del 1-0, pero el portero amarillo evitó con los pies el posible 2-0 antes del descanso. Tras él, los villalbinos adelantaron las líneas en busca del empate, pero todo el plan se vino abajo cuando Boby tuvo que frenar en falta un nuevo contragolpe torresano y el lance le costó la segunda amarilla.

torre-cuc villalba 3

Óscar Redondo no se achicó y apostó por meter en el campo sucesivamente a Pedro Obama y Carlos Guaje, pero el Torrelodones ya jugaba para entonces con la tranquilidad de la ventaja y una seguridad defensiva indescifrable para el Villalba. El gol de Álvaro, de disparo junto al palo, inapelable para Martín Ferriz, y la expulsión final de Borja por protestar –insultar al árbitro, según varios testimonios-, acabaron con la emoción en los minutos finales, en los que el CUC Villalba se quedó sin contestación. Los amarillos cierran la primera vuelta con 24 puntos, ritmo sobrado para la permanencia, pero insuficiente para estar en la cerrada lucha de la parte alta, en la que ha amagado con meterse en varias fases de la temporada. Lo inmediato para los amarillos será visitar el domingo a un Alcalá B en apuros con el descenso y con nuevo entrenador, David Maestro, antes de recibir al líder Las Rozas en la Ciudad Deportiva.

El Galapagar no pudo remontar

Tras un inicio de campeonato inmaculado fuera de casa, el Galapagar confirmó en el García de la Mata su mal momento como visitante, al cosechar una nueva derrota ante el Periso (1-0). El gol de Roa en el primer minuto de partido fue irremontable para los arlequinados, máxime tras sufrir la expulsión de Pepelu en el último minuto de la primera parte. Con ese hándicap, el Galapagar buscó el empate en la segunda parte, en la que hizo debutar de nuevo a Alí Samir, de vuelta al Chopo tras su etapa en el Atlético Villalba, pero el marcador ya no se movió. Los galapagueños no han vuelto a puntuar fuera de casa desde su victoria por 0-1 en el derbi ante el CUC Villalba. Desde entonces, han perdido cuatro partidos: Coslada (3-2), Alcobendas Levitt (3-0), Canillas (2-1) y Periso. Pese a ello, su situación clasificatoria, a tres puntos del ascenso que marca la AD Torrejón, permite ilusionar a la afición de cara a una segunda vuelta que el Galapagar abrirá este domingo en Torrelodones (12:30 horas).

La 17ª jornada deparó una nueva goleada del Canillas, 4-0 al Alcobendas Levitt, y el reencuentro con la victoria del Villanueva del Pardillo, ganador por 3-1 en Los Pinos frente al Camarma. Ambos desplazan de la tercera posición al Galapagar y son ahora los que más presionan el segundo puesto de la AD Torrejón, que extrajo un empate de su visita a Aravaca gracias a un doblete de Juanma, nuevo pichichi de la Liga con 11 tantos, uno más que el torresano Víctor Salcedo.

Jaime Fresno