Valdemorillo continúa con las clases de rondón los sábados 20 y 27 de enero

Tras una primera convocatoria en enero de 2017, desde el pasado día 13 las aulas vuelven a acoger la enseñanza del rondón, toda una invitación a conocer mejor este elemento destacado entre las señas de identidad local, un baile con especial arraigo en esta parte de la región que, al igual que en tierras de Ávila, Segovia y Toledo, se presenta como ‘ingrediente’ esencial en algunas de las celebraciones festivas más singulares de pueblos que, como Valdemorillo, siguen apostando por mantener e impulsar sus tradiciones. Así, este sábado 20, y también el 27 de este mes, se dará continuidad a esta actividad en la Casa de Cultura Giralt Laporta, abriendo uno de sus espacios gratuitamente a todos los que deseen apuntarse a este nuevo curso que tiene como objetivo desvelar las claves de esta danza, que bailándose de forma emparejada, es un claro y valioso elemento del folklore popular.

rondón

El Ayuntamiento y Ciudadanos de Valdemorillo activan conjuntamente esta iniciativa que, además, sirve como lugar donde ensayar de cara a participar en el concurso que constituye ya un auténtico emblema en el día de la festividad local, San Blas, de modo que figura como apartado indispensable en el programa de las Fiestas Patronales que volverán a disfrutarse, para satisfacción de grandes y pequeños en los primeros compases de febrero. Y es que todos, tanto niños como jóvenes y adultos, están llamados a participar, sumándose así a la idea que mueve a impartir estas clases, y que no es otra que el fomento de un uso cultural que, como éste, “forma parte de la historia y costumbres de esta Villa, motivo por el que bien merece ser conocido, de modo que entre todos sepamos garantizar su pervivencia en el tiempo”.

En concreto, en su formato de dos sesiones, el curso se impartirá en las fechas señaladas, entre las 11:00 y las 13:00 horas. Para más información, los interesados ya pueden dirigirse a la Casa de Cultura e inscribirse. Una buena manera, en suma, de mantener viva la tradición, que hacer volar las faldas de fieltro rojas, verdes y amarillas, parte de una indumentaria que identifica el traje de serrana que completan corpiños, enaguas con pololos y delantales, y que, en el caso de los hombres, les hace vestir pantalón bombacho negro, con su faja roja a la cintura, camisa blanca y chaleco igualmente negro. Ataviados así, y calzando las consabidas alpargatas, unos y otras siguen haciendo especialmente vistoso un baile tan ligado a esta población.

Y no serán estas de enero las únicas clases de rondón de este año, ya que como se confirma desde la Concejalía de Cultura, y presentándose como el mejor previo antes de celebrarse la romería en honor de la Virgen de la Esperanza, todos los sábados de mayo también podrá aprenderse esta danza o, en su caso, perfeccionarse aún más su práctica. Y es que el cortejo romero siempre va acompañado del constante danzar siguiendo los sones y el ritmo serrano, saliendo a las calles, para bailarse a los largo de todo el trayecto y ante las mismas puertas de la Ermita de Valmayor.

RONDON (1)