Nuevas donaciones de la familia Giralt a Valdemorillo, especialmente valiosas al tratarse de piezas de la primera etapa de la fábrica

Pasado, presente y pasado volvieron a reunirse en la Casa de Cultura con motivo de una visita especialmente emotiva, un nuevo encuentro con miembros de la familia Giralt que constituyó, además, el mejor modo de despedir año y recibir nuevo calendario añadiendo valor e interés a la ya importante colección de piezas donadas al Ayuntamiento de Valdemorillo como el mejor testimonio de la que se considera una etapa importante en la historia del municipio. Y es que en esta ocasión, María Luisa y Pablo Giralt, hijos de Enrique Rocamora-Giralt, último propietario de la fábrica de la que se conservan los tres hornos, las chimeneas que son auténtico emblema local y referente en torno al que se alza la Casa de Cultura, acudieron al municipio acompañados por su madre, María Luisa de Arquer, quien a sus 92 años demostró derrochar vitalidad y entusiasmo, y por los dos nietos de ésta, Hugo, llegado de Estados Unidos, y Duarte, primos que no conocían aún el lugar.

2017-12-27 Visita Familia Giralt (19)

Pasado, presente y pasado volvieron a reunirse en la Casa de Cultura con motivo de una visita especialmente emotiva, un nuevo encuentro con miembros de la familia Giralt que constituyó, además, el mejor modo de despedir año y recibir nuevo calendario añadiendo valor e interés a la ya importante colección de piezas donadas al Ayuntamiento de Valdemorillo como el mejor testimonio de la que se considera una etapa importante en la historia del municipio. Y es que en esta ocasión, María Luisa y Pablo Giralt, hijos de Enrique Rocamora-Giralt, último propietario de la fábrica de la que  se conservan los tres hornos, las chimeneas que son auténtico emblema local y referente en torno al que se alza la Casa de Cultura, acudieron al municipio acompañados por su madre, María Luisa de Arquer, quien a sus 92 años demostró derrochar vitalidad y entusiasmo, y por los dos nietos de ésta, Hugo, llegado de Estados Unidos, y Duarte, primos que no conocían aún el lugar.

2017-12-27 Visita Familia Giralt (2)

Emocionante por tanto el momento en que la alcaldesa, Gema González, y la concejal de Educación y Cultura, Encarnación Robles, recibieron “un regalo tan especial y que entraña tanto afecto y reconocimiento a nuestro pueblo por parte de esta familia”, un regalo que en concreto se tradujo en unos platos de loza estampada en negro con motivos galante y orientalizante, muy del gusto isabelino, que por la marca que muestran se datan hacia 1883, y otra curiosa pieza, entregada en su día por un operario a la propia María Luisa de Arque, que destaca al resultar realmente única. Se trata de un frasquito de vidrio azul con flores talladas, de la etapa Giralt Laporta, concebido como un delicado envase para crema de belleza.

Completando el recorrido, en el que no faltó el paso por alguno de los espacios más emblemáticos que hoy aloja la misma superficie donde se sucedería aquella intensa actividad fabril que marcó un hito en el devenir de esta población, todos los participantes en la visita, en la que también se contaron la regidora y la responsable del área, no dudaron en coincidir, destacando la admiración que despierta el proyecto arquitectónico que encarna este centro cultural, “que abraza las antiguas Chimeneas”. Y en este sentido, los Giralt incidieron también en reconocer el acertado proceder, a nivel municipal, en materia de conservación y exposición de las piezas donadas, como se aprecia en la colección de utensilios para farmacia y laboratorio que puede contemplarse de forma permanente por el público en el interior de uno de los hornos, que se localizan en la Sala Vulcano. Así como en la disposición y orden que se muestra en el contenido de las vitrinas que hacen visibles los fondos de CUMMVAL, la Cueva Museo de Cerámica y Vidrio alojada desde su creación en el antiguo almacén abovedado en sillares de granito.