Rubén Gracia: protagonista por su capacidad para sobreponerse a la adversidad y rozar una remontada histórica

El piloto de Guadarrama no ha podido culminar 2017 con su cuarto título en el Campeonato de España de Rallys Todo Terreno, pero ha sido protagonista por su capacidad para sobreponerse a la adversidad y rozar lo que hubiera sido una remontada histórica en la General del certamen nacional, a bordo de la Ford Ranger, el coche que estrenaba en este 2017. Rubén Gracia inició la competición con el hándicap de que la primera prueba puntuable, el Rally Lleida-Pirineus, tuvo que suspenderse casi en su totalidad por causas meteorológicas y la organización decidió no establecer diferencias en cuanto puntos.

rubengracia

Después, se quedó fuera del podio en la Baja Almanzora y, ya en la tercera prueba puntuable, el Rally Mar de Olivos de Jaén, sufrió la agresión de un espectador, que arrojó una gran piedra contra su vehículo cuando abría pista en la segunda etapa. El piloto denunció la agresión a la Guardia Civil y realizó una valoración con aire de anuncio de abandono de la competición: “Es un día muy triste. En lo personal tengo más de 130 carreras disputadas, que junto a las más de 350 de mi copiloto, Diego Vallejo, creo que suman suficiente bagaje. Nunca vimos nada parecido, ni de lejos, como es el lanzamiento de una piedra contra el cristal delantero del vehículo”.

Con el liderato a 220 puntos de distancia y con la moral por los suelos, tanto  Rubén Gracia como Diego Vallejo decidieron seguir adelante y empezaron a sacar lo mejor de su pilotaje y de su nuevo coche, una Ranger superior en prestaciones a su anterior Mitsubishi. El de Guadarrama ganó tres pruebas consecutivas: la Baja Aragón, la Baja Dehesa de Extremadura y el Rally de Guadalajara, y llegó a la última cita de Cuenca en la tercera posición de la general, a sólo 16 puntos de los líderes, Antonio Fortuny y Óscar Fuertes. El abandono del segundo y la táctica conservadora del primero permitieron albergar esperanzas de que la remontada era posible, sobre todo al ver que Gracia se manejaba siempre con amplias ventajas sobre sus dos rivales. Sin embargo, la necesidad de intercalar pilotos entre él y Fortuny, y la inscripción de Nani Roma para probar su Mini de cara al Rally Dakar, terminaron siendo factores decisivos para impedir la consecución del objetivo.

Nani Roma ganó el Rally de Cuenca por delante de Gracia, al que su excepcional actuación sólo le valió para lograr el subcampeonato, después de que Fortuny lograra una cuarta plaza suficiente para adjudicarse el Campeonato de España por sólo seis puntos. Pese a ello, Rubén ha hecho vibrar a sus seguidores, ha sumado tres triunfos parciales a su extenso palmarés y se ha adaptado a la perfección a su Ford Ranger, en la que él y su equipo trabajarán a fondo el próximo año para preparar una segunda participación en el Rally Dakar, el Raid más importante del mundo. El guadarrameño se ha marcado como objetivo pelear por el top 10 de la gran prueba sudamericana.

Jaime Fresno