La Comunidad instalará pantallas antiviento y sistemas de contención en el puente sobre el río Cofio

La Comunidad de Madrid va a invertir 1.156.604 euros, entre 2017 y 2018, para mejorar los sistemas de seguridad en el puente sobre el río Cofio, situado entre los puntos kilométricos 43,100 y 43,400 de la carretera M-505. Esta actuación incluye la instalación de pantallas antiviento y sistemas de contención de vehículos en la mencionada estructura. Los nuevos elementos que ahora se incorporarán al puente permitirán adecuar los sistemas de contención a la normativa actual y mejorar así la seguridad vial en este tramo de la M-505, que según los datos disponibles registra una alta tasa de incidentes de tráfico.

Foto de Puenting.es
Foto de Puenting.es

La Comunidad de Madrid va a invertir 1.156.604 euros, entre 2017 y 2018, para mejorar los sistemas de seguridad en el puente sobre el río Cofio, situado entre los puntos kilométricos 43,100 y 43,400 de la carretera M-505. Esta actuación incluye la instalación de pantallas antiviento y sistemas de contención de vehículos en la mencionada estructura.

Los nuevos elementos que ahora se incorporarán al puente permitirán adecuar los sistemas de contención a la normativa actual y mejorar así la seguridad vial en este tramo de la M-505, que según los datos disponibles registra una alta tasa de incidentes de tráfico.

Con la instalación de estas pantallas se reducirán los efectos que provocan las rachas de viento sobre la estructura del puente, rachas que impactan con gran fuerza y velocidad tras el incendio que se registró en el año 2012 y que arrasó la vegetación de la zona en la margen derecha del río. Además, se van a instalar unos pretiles de hormigón de contención a ambos lados de la calzada y las obras también se van a aprovechar para renovar la impermeabilización de la estructura, instalar juntas de dilatación, retirar la barandilla actual y sustituirla por un pasamanos adosado a la pantalla antiviento y completar la señalización y balizamiento.

Todas estas actuaciones, que beneficiarán especialmente a los vecinos de los municipios de Valdemaqueda, Santa María de la Alameda y Robledondo, así como los conductores que utilizan esta carretera como vía de comunicación entre Madrid y Ávila, permitirán adecuar la estructura a la normativa vigente y aumentar la seguridad vial.