El alcalde de Galapagar vuelve a plantear una cuestión de confianza tras no lograr aprobar los presupuestos para 2018

Por segundo año consecutivo, aseguran desde el Ejecutivo, “la postura adoptada por la oposición deja a Galapagar sin la aprobación de un nuevo presupuesto para el próximo ejercicio 2018”. Los distintos grupos optaron por presentar enmiendas de última hora que impidieron su aprobación. Dichas enmiendas, mantiene el equipo de Gobierno que encabeza Daniel Pérez Muñoz (PP), “en ningún caso cumplían con los trámites legalmente establecidos”. Con esta estrategia, según el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Galapagar, Juan Antonio Francés, “la oposición había presentado un gran número de enmiendas y sugerencias que podríamos llamar enmiendas de demolición de los presupuestos del 2018”. El presupuesto que el Ejecutivo había presentado ascendía a casi 27 millones de euros, incluyendo 3,5 en distintos proyectos de inversión.

Por segundo año consecutivo, aseguran desde el Ejecutivo, “la postura adoptada por la oposición deja a Galapagar sin la aprobación de un nuevo presupuesto para el próximo ejercicio 2018”. Los distintos grupos optaron por presentar enmiendas de última hora que impidieron su aprobación. Dichas enmiendas, mantiene el equipo de Gobierno que encabeza Daniel Pérez Muñoz (PP), “en ningún caso cumplían con los trámites legalmente establecidos”.
Con esta estrategia, según el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Galapagar, Juan Antonio Francés, “la oposición había presentado un gran número de enmiendas y sugerencias que podríamos llamar enmiendas de demolición de los presupuestos del 2018”. El presupuesto que el Ejecutivo había presentado ascendía a casi 27 millones de euros, incluyendo 3,5 en distintos proyectos de inversión.

D4026D47-6AAF-47D6-9E40-65B31775F4E4
Ante esta situación, el alcalde de Galapagar -como ya ocurrió el año pasado- ha convocado un pleno extraordinario, este miércoles 15 de noviembre, en el que planteará una cuestión de confianza ligada al presupuesto municipal del año 2018.
“Es una irresponsabilidad dejar que Galapagar mantenga un año más unos presupuestos prorrogados por lo que, ante el rechazo de todos los grupos de la oposición al nuevo presupuesto, no me queda más remedio que tomar esta medida para que no perjudiquen a los vecinos de Galapagar”.
El pleno extraordinario tendrá lugar el miércoles a las 10:00 horas y en el caso de salir adelante la cuestión de confianza, los presupuestos quedarán aprobados de forma automática. En caso contrario se establece un mes de plazo para presentar una moción de censura, si bien desde el Ejecutivo afirman que se necesitarían 12 votos a favor de la moción de censura, frente a los 11 ediles que actualmente forman parte de la oposición, “lo que hace jurídica y materialmente inviable la moción de censura”.

Recurso de Galapagar en Común-IU

Por su parte, desde las filas de la oposición el grupo municipal de Galapagar en Común – Izquierda Unida entiende que la convocatoria “no se ajusta a derecho, ya que para que se pueda presentar una cuestión de confianza es necesario que se produzca una votación previa y rechazo de los presupuestos. Entendemos, por tanto, que es nulo de pleno derecho y por eso hemos presentado un recurso de reposición contra la convocatoria del pleno extraordinario”.

Para esta formación, el PP trata de “imponer sus propuestas por encima de todo, sin tender la mano a ese diálogo que se supone que pedía el alcalde en el pleno del estado de municipio, ni ceder ante las demandas planteadas por los diferentes grupos de la oposición y por ello se ha vulnerando una vez más el derecho a la participación política recogido en el artículo 23 de la Constitución Española”. “Quien en el fondo sale perjudicada por todo ello  es la ciudadanía, porque se impide la aplicación de dichas medidas, que son realistas y oportunas. Lo que no es de recibo es que haya una lista elevada en Servicios Sociales, o que no haya dinero a fin de año para emergencias sociales que puedan surgir”, señaló la edil de este grupo, Celia Martell.