Juan Antonio Cuadrillero: “Ahora tengo satisfacciones muy grandes, porque es como si venciera a lo no normal”

El polideportivo de Guadarrama se llamará Juan Antonio Cuadrillero. Pocas veces un bautismo de esta naturaleza ha generado tal unanimidad en las partes involucradas y ha sido tan bien recibido en el mundo del deporte. El mejor atleta veterano de España en 2012, tetracampeón mundial en Finlandia, doble ganador de la San Silvestre Popular de Vallecas, será inmortal en su pueblo, gracias a una carrera atlética relanzada de forma exitosa  en 2010, y a toda una vida dedicada al Deporte, también desde su faceta de monitor municipal.

A sus 46 años sigue sorprendiendo por sus resultados y por su capacidad de superación, ahora pulida por el entrenador Héctor del Pozo, el hombre que, según él, le hace encarar las competiciones con una seguridad y tranquilidad de las que no siempre dispuso, en una trayectoria marcada en sus inicios por la autoexigencia y la presión. Hoy, Cuadrillero dice estar en el mejor momento de los últimos años, mientras observa orgulloso cómo su hija Victoria también traspasa fronteras desde su condición de internacional en el equipo español de gimnasia rítmica, con el sueño de los Juegos Olímpicos en el horizonte.

cuadarillero

¿Cómo te sientes con la noticia de que el polideportivo de Guadarrama va a llevar tu nombre? 

Al principio te choca un poco, porque lo ves más para alguien que ha hecho cosas excepcionales, o algo que suele ser post mortem. Que te lo hagan con estas edades y en estos momentos, hace que me sienta muy contento y me llena de orgullo, quiero agradecérselo al pueblo de Guadarrama y a todos los que lo han hecho posible. Me lo tomo como un reconocimiento a toda una vida en el Deporte. Llevo 38 años corriendo, desde que empecé con mi primera carrera con ocho años, y prácticamente no me he desvinculado en ningún momento, excepto un parón que tuve en el atletismo; pero a nivel de Deporte, aquí, con los niños dentro del polideportivo, ha sido toda una unión, porque ya llevo 23 ó 24 años. Soy nacido en Guadarrama y los resultados ayudan, claro. Agradezco el apoyo a toda la Corporación, a los que gobiernan y a los que no, a todos. Estoy muy contento.

¿Qué te van diciendo estos días del tema los niños, los amigos, tus compañeros del atletismo?

Sobre todo al principio, he recibido muchas felicitaciones y muestras de cariño por el pueblo, porque conozco a todo el mundo. Los niños se quedan así un poquito, como diciendo: “¡jolín éste, qué importante parece!”. Yo me siento igual que siempre, pero es verdad que es un orgullo y es lo más grande que le puede pasar a uno a nivel de reconocimiento, aunque pueda haber otras cosas.

¿Estos días te has acordado de aquel homenaje que te hicieron en La Torre, tras lograr las medallas de oro en el Mundial de Finlandia?

 Sí, vas recordando cosas y piensas: joder, al final, parece que no, pero uno ha hecho cosas dentro del Deporte, independientemente del polideportivo, donde llevo trabajando tanto tiempo, porque al final no hay mayor recompensa y orgullo que transmitir experiencias a los chavales, de correr o de cualquier deporte, que da igual. Vas sumando cosas y te lo tomas como un colofón, porque no sabes si van a venir más cosas. Por edad también decía hace seis años que lo iba a dejar, que el año siguiente sería el último, y va pasando el tiempo y sigues. Creo que al final todo tiene una recompensa. No la buscas, pero al final el trabajo y el esfuerzo hacen que siempre haya algo que te enorgullece y te hace decir que mereció la pena hacer todo esto.

¿Qué le debes a la Sierra, a tu lugar de entrenamientos, a La Jarosa, por citar un lugar emblemático?

Agradezco el entorno que nos da la Sierra para practicar deporte, no sólo atletismo. Simplemente con el hecho de andar, o salir en bici, cada uno a su ritmo…lo veo por las mañanas cuando salgo temprano, que veo gente tirar para arriba. El clima te permite entrenar bien, hace frío, pero tampoco tenemos temperaturas extremas, aunque pueda haber alguna semana que sí; tampoco hace mucho calor. El pueblo nos ha dado todo: tenemos muchos circuitos, las pistas, llanos, cuestas… La Jarosa es un privilegio y la Sierra algo tiene que tener, porque hay muchos atletas buenos.

cuadriller15

Vienes de hacer 1:06:47 horas en el Medio Maratón de Valencia, es decir, poco más de medio minuto que el año pasado. ¿Significa que estás en tu mejor momento?  

La verdad, creo que sí. Son 46 años, y poder prácticamente repetir tiempos en las cuatro últimas media maratones, me da que es difícil. Yo todavía estoy esperando, en una de éstas, meterle un buen mordisco a los tiempos. No he tenido buena suerte en las últimas: he intentado hacerlas a nivel del mar para ir más rápido, y resulta que en una te encuentras solo desde el kilómetro cero, porque los africanos se van, tipo Azkoitia – Azpeitia, lo mismo en Santa Pola…Y el otro día, lo mismo, porque por una serie de condiciones estaba cansado al principio y no pude luchar como quería. Pero sí creo que estoy mejor que nunca en esta segunda etapa, en estos últimos tres o cuatro años.

Has tenido que correr no pocas veces con problemas físicos. ¿Han quedado atrás, o sigues peleando contra ello?

No desaparecen, eso es para siempre. Sigo con la pastilla del tiroides y es de por vida. Tienes bajones y es como te pille. El año pasado me pillaron un par de meses malos coincidiendo con la Vallecana…Tienes subidas y bajadas, y como te coja en el momento clave, toca fastidiarse y no levantas cabeza en dos o tres meses. Es un tratamiento de por vida, lo tengo asimilado, y cuando viene tratas de regularlo. Cuando toca, reduces y esperas tiempos mejores. Ahora estoy bien.

Cualquiera que coja tu palmarés ve que hay un parón de 1999 a 2010. Supongo que te lo habrán preguntado muchas veces, porque marca tu carrera. ¿Qué sucedió?

Eran muchos años… Empecé con ocho, y además en serio, entrenando todos los días, con los sistemas de entonces, que eran cero. Antes no había categorías, y si el mayor tenía que hacer 20 kilómetros, yo también. No era como ahora, que uno hace 600 metros, otro tal…Yo corrí los 12 kilómetros de la Pedestre de Guadarrama con diez años, cuando se subía por Collado. A medida que iba avanzando en edad, ya eran entrenamientos muy exigentes, y me presionaba mucho. Entrenaba muy bien, genial, y luego no rendía bien en las carreras, lo pasaba mal por nerviosismo…

Acusabas mucho que las cosas salieran mal…

Eso es. Me lo tomaba demasiado a pecho. Sufría mucho con cualquier competición, la noche anterior o la semana ésa, lo pasaba mal. Tenía buenos resultados, porque uno entrenaba bien, pero no era todo lo bien que quería. La acumulación de todo eso, de todos los días salir a entrenar, castiga mucho el cuerpo. Antes era todos los días a tope, no como ahora, que uno ya sabe entrenar. Y luego estaban las competiciones, el esfuerzo, la tensión… Un día decidí cortar por lo sano. Cortar por lo sano fue no hacer nada. Me tiré seis años sin hacer deporte, y cuando digo sin hacer deporte, es no moverme, es ir de la cama al sillón.

cuadrillero 6

He visto fotos, ¿cuánto peso cogiste?

Cogí 25 kilos. Es verdad que, cinco años antes de volver a correr, empecé a jugar al fútbol los domingos. Cuando llevaba alrededor de diez años parado, empecé a correr con mi mujer…

A eso iba, a que Arancha tiene mucho que ver con tu vuelta, con esas salidas a La Jarosa con el perro. Ella sí corría y tú no querías quedarte atrás…

Sí. Empecé porque es verdad que ya no me encontraba bien. En el peso que estaba… Al principio me rompí mil veces, los gemelos, todo. Lo intentas y ves que tu cabeza va como antes, pero tu cuerpo no va. Me costó mucho. Pensé que con salir dos o tres veces por semana ya me bastaba. Al principio salía una, luego a lo mejor no iba en dos semanas. Hasta que enganchas la rutina y sin querer ya te vas metiendo. Vas adelgazando y te vas encontrando cada vez un poquito mejor. Pero no pensaba en volver a correr nunca, sólo pensaba en volver a estar bien físicamente.

¿Recuerdas cuál fue tu última carrera en el 99 y la primera cuando regresaste en 2010?

Si te digo la verdad, de la última que hice no me acuerdo. No dije: hago esta carrera y me paro. Pero de la primera carrera que hice a la vuelta sí me acuerdo. Fue en Illescas y gané.Sabía que iba preparado, pero no pensaba ganar. No corrí hasta que me vi en condiciones. Hice 33 minutos en un 10.000 y allí empezó ya todo. Me animé, hice mi primera Vallecana, y vi a gente que era inalcanzable y pensé: el día en que yo esté ahí, un poco más afinado… Pero lo veía impensable, y menos esto de las medias maratones. La primera la hice con 38 ó 39 años. Yo en mi vida había hecho antes medias maratones. Yo era de pista, y lo máximo que había hecho eran tiradas de 16 kilómetros, como mucho. Mis rodajes eran de 40 minutos. Incluso de los 10 kilómetros en ruta, habré hecho cuatro carreras contadas.

Se dice que a más edad, más fondo y menos velocidad. Ganar distancia se deberá a eso también en tu caso…

Eso es, pero ya es por ley de vida. Se supone que cuando cumples los 30 años te vuelves más lento, es normal. A mí cuando me dicen que corres más ahora que antes, digo que no, cuidado: si antes me hubiera dedicado al fondo habría ido más rápido. La velocidad que tenía antes no la tengo ahora ni por asomo. Para ir a aquella velocidad tendría que ir cuesta abajo. Lo que no sé es si por la acumulación de entrenamiento de todos estos años, a lo mejor el fondo lo tengo mejor ahora que si lo hubiera intentado antes. No sé. Pero yo, que tengo la suerte de poder competir en varias distancias y defenderme ante corredores absolutos, veo que me va bien la media maratón. Además, hasta diría que es casi la carrera que más me gusta.

cuadriller12

¿Y has jugado a imaginar adónde hubieras llegado de no haber parado?

Pues sí lo piensas, incluso antes también, porque, como he comentado antes con lo de mis historias psicológicas y mi miedo escénico, mis entrenamientos eran brutales. Y cuando digo brutales es que eran de mínimas. Eran increíbles. Pero no lo llevaba a la competición, por nerviosismo, o porque iba mal llevado y ya competía prácticamente en los entrenamientos y ahí no me ponía nervioso. Cuando competía era como si lo hubiera hecho diez veces por la noche. Sí piensas en qué hubiera pasado si me hubiera cogido alguien  con los conocimientos de ahora… Pues no se sabe. Quizá hubiera ido mejor la cosa, pero si a mí me dan a elegir entre haber llegado entonces donde hubiese llegado y lo de ahora, me quedo con lo de ahora. Es otra forma de entrenar, más tranquilo. Y las satisfacciones son muy grandes, porque estás venciendo a lo no normal, y a mí eso me mola.

Estás rompiendo barreras como plusmaquista español M-45 en varias distancias. Supongo que estos días te habrás fijado en los récords del mundo de 5.000 y media maratón del americano Kevin Castille en tu categoría. ¿Te haces cálculos con eso?  

Sí, bueno…Son marcas bestiales, pero a mí lo que me gusta es el enfrentamiento directo, estas cosas hay que juntarlas: a mí, al otro y al de más allá, y ahí nos vemos todos. Las marcas están muy bien, pero te tienes que batir en los mismos sitios y vamos a ver qué pasa. Está claro que haciendo 1:03 horas es inalcanzable, pero me doy con un canto en los dientes con que me comparen con gente como Chema Martínez, que eran olímpicos hace cuatro días; que me digan que quito récords nacionales a Martín Fiz… ¿Pero de quién estamos hablando? De gente que ha sido lo máximo. Eso te enorgullece.

Volviendo a la preparación y poniendo el gran ejemplo cercano de Lucía Rodríguez. Cuando miras cómo se está llevando su carrera, de forma gradual, y con entrenadores como Luis Miguel Martín Berlanas o Juan del Campo, ¿te preguntas por cómo hubiera sido tu carrera al principio, con ese profesionalismo alrededor?

La verdad es que ahora hay muchos adelantos, estudios de nutrición, de sistemas de entrenamiento… Antes, haber había, pero tú confiabas en unos y a lo mejor no eran los indicados.  Lucía está en el mejor sitio, con entrenadores contrastados, gente experimentada, aparte de la calidad que tiene ella, que es brutal. Si da con los mimbres adecuados, podemos tener la atleta de los próximos años, el referente femenino.

cuadrill-1

Al hilo de los aspectos psicológicos ya comentados, se observa en tu carrera cierto grado de improvisación. Por ejemplo, aquel doblete de 2011 en la San Silvestre Vallecana, corriendo primero la Popular, en la que haces segundo, y luego la Internacional sin tenerlo previsto, en la que casi calcas el tiempo anterior,  y todo tras pasar una mala mañana. ¿Te gusta improvisar? Porque, además, hay otros ejemplos…

Cuando cuentas esto, parece que dicen: mira éste….Pero es así. Como en esta etapa no me obligan a correr carreras, aunque tenga que cumplir en algunas con el club, yo decido lo que quiero hacer. Soy una persona que como me encuentre mal esa mañana, le doy vueltas a si ir o no ir, porque me gusta estar al 100% y fuerte. Es verdad que ese día estaba flojo, pero entre pitos y flautas, decides ir. No tenía intención de correr la segunda, ni mucho menos. No soy de decir voy a correr relajado la primera para hacer la segunda…nada de eso. Corrí la primera, estuvimos por allí soltando un poco, y como había que hacer tiempo porque era la primera vez que cogía trofeo…Creo que a las 8 y media salía la Internacional, y pregunté a Roberto –Sanz- si tenía el dorsal. Me dijo que estaba en el coche y que si tenía narices a correr otra vez. Y yo: ¿qué no? Y él: pues vamos para arriba y así acompañamos a Rodrigo Ares. Primero fuimos al coche, que estaba como a dos kilómetros, cogimos el dorsal, luego fuimos corriendo al Metro…Escaleras para arriba, para abajo. Hicimos corriendo prácticamente todo el circuito de vuelta. Y luego bajamos en una estación que estaba lejísimos de la salida, así que tuvimos que correr porque creía que no llegábamos. Pensábamos que la carrera empezaba a las 8, y era a las 8 y media. Esa media hora tuve que seguir corriendo, porque tenía mucho frío. Cogí de unos cubos de basura uno de esos abrigos que tira la gente antes de correr, porque no aguantaba más. A la media hora salimos y recuerdo que en los primeros kilómetros fui despacio con Rodrigo. Al final empecé a acelerar y me encontré increíble, y casi hago lo mismo que en la primera. Salí de la cuarta o quinta fila, sin ninguna intención de ir fuerte. Creo que en los primeros kilómetros corrí sobre 3:20-3:30 (minutos/kilómetro), muy lento. No sé qué hubiera pasado de haber salido desde primera fila, creo que habría ido mucho mejor, pero a veces en las carreras nunca sabes.

Y al año siguiente ganaste en Vallecas. ¿Qué se siente arriba del podio sabiendo que has quedado delante de casi 40.000 atletas?

Lo máximo. Piensas que ojalá toda la gente pudiera vivir esa sensación, como cuando alguien que toca el piano y lo hace en un sitio importante. Es increíble por toda la popularidad y repercusión que tiene, porque al final, a nivel de envergadura, con 40.000 personas…Eso no lo tiene ninguna carrera, ninguna media maratón. Y porque cortan la inscripción.

Hasta ahora, ¿con qué te quedas de tu carrera? ¿Las San Silvestres, el Europeo de Gante, los cuatro oros en el Mundial de Finlandia, las marcas…?

De Finlandia me quedo con la familia, el entorno tan bonito, el correr entre la nieve; de Gante me quedo con el 3.000 tan bueno que hice, ganando con 8:26 minutos, que es actual récord de los Campeonatos de Europa desde 2010; he tenido populares buenísimas…No sé, es un conjunto. Me quedo con una parte de cada cosa.

¿Qué significa para ti el Club Atletismo de Guadarrama, y gente como Rodrigo Ares, Roberto Sanz, Juanjo Rodríguez Antón, Gómez Santero y demás atletas y compañeros?

El Club de Guadarrama está muy bien, porque lo lleva gente del atletismo de toda la vida y no puede fallar, lo llevan muy bien. Estuve no sé si el primer o el segundo año, porque luego ya fui a distintos equipos y lo he seguido más de lejos. Pero las cosas que están haciendo, como la Vuelta a la Jarosa, la Pedestre, ahora la Carrera de la Mujer, y lo que se involucra gente como Aitor, Luis, Juanjo, Rodrigo, Roberto…Se me olvidan muchos nombres, pero son gente trabajadora, que entiende de esto. La Jarosa fue elegida el año pasado como la mejor carrera de montaña en su distancia. Todos están haciendo una gran labor, también gracias a la ayuda del Ayuntamiento, que se vuelca.

Debe de ser también muy especial ganar la Pedestre en la travesía de tu pueblo totalmente abarrotada… 

Sí, pero fíjate que es una de las carreras que más nervioso me pone, porque siempre quieres quedar bien. Por suerte, estoy consiguiendo quedar delante, y además tuve la suerte de ser el último ganador del antiguo circuito, y de ganar en el nuevo.

cuadrillero 8

Lo que también es obligatorio poner en valor, a falta de la pertinente entrevista, es lo que pasa en tu casa con esa campeona de gimnasia rítmica que es tu hija Victoria, ya internacional con España y a un nivel impresionante…  

Sí, esto es impensable, es otra historia. Esto es élite pura y dura, como yo no he conocido ni en el propio atletismo, porque es una dedicación total, de siete horas diarias de entrenamiento. Éste es su segundo o tercer año en la Blume. Está muy contenta, y es muy consciente de donde está. Ellas son el siguiente equipo tras el de la medalla olímpica, ya renovado. Todo lo nuevo cuesta, y son jovencitas. Esto es un ciclo de tres o cuatro años donde vendrá lo gordo, Olimpiadas, Mundiales, que será el objetivo. Ahora se está curtiendo en Copas del Mundo, Europeos, y tienen que ir a tope, porque esto es élite y nadie cede.

¿Y crees que ha cogido el gen competitivo de su padre? 

La flexibilidad, no. Eso no sé de dónde lo habrá sacado (ríe). Al final tiene que haber algo, porque estas cosas no salen porque sí. También tengo a la pequeña, que se le da genial la gimnasia rítmica.

Nos dejaremos muchas cosas, ¿pero hay algo especial que quieras añadir?  

Siempre hay algo que queda, pero quiero agradecer lo del polideportivo al pueblo de Guadarrama y al Ayuntamiento en general. A todos. Y también a la marca Brooks, por su apoyo con el material de zapatillas y el tema textil, que eso ayuda a cualquier atleta. También a la tienda Twinner Run and Run de Collado Villalba, por todo su apoyo. Con ellos quedamos para hacer tiradas y hay un ambiente fenomenal. Y también a mi equipo, que ahora ya no será de San Sebastián de los Reyes, y se llamará Alcobendas Clínicas Menorca.

Jaime Fresno