15 propuestas para celebrar el Día Mundial del Turismo sin salir de la Sierra

La Organización Mundial del Turismo (OMT), la agencia especializada de las Naciones Unidas encargada de promover el turismo responsable, sostenible y universalmente accesible, conmemora cada año el Día Mundial del Turismo con el propósito de concienciar a la comunidad internacional sobre la importancia de un sector clave, ya que en él confluyen aspectos sociales, culturales, políticos y económicos. Coincidiendo con esta celebración, hemos querido seleccionar 15 de las múltiples propuestas -unas más conocidas, otras menos- que se pueden disfrutar en la Sierra de Guadarrama, uno de los destinos más atractivos de la Comunidad de Madrid. 

TRAS LAS HUELLAS DE LA GUERRA EN GUADARRAMA.- El antiguo búnker de Cabeza Líjar, en Guadarrama, se ha convertido en refugio para senderistas y montañeros, ofreciendo unas espectaculares vistas de Madrid y de buena parte de la Sierra. Apenas a 300 metros se encuentra la antigua “Mina la Primera”, una curiosa zona donde a mediados del pasado siglo se buscaron minerales como el wolframio. En este municipio se puede disfrutar además de las distintas rutas incluidas en el programa “Tras las huellas de la Guerra”, así como de la ruta de árboles singulares y de una variada oferta gastronómica. También en Guadarrama podremos acudir al Centro de Interpretación de la Naturaleza “El Gurugú”, que permite recorrer el Parque Nacional sin salir de sus instalaciones, atravesando algunos de los lugares más emblemáticos, además de contar con una pasarela-mirador, una antigua casa forestal que ahora sirve para realizar talleres y otras actividades, un rocódromo infantil y una pista americana multiaventura que hará las delicias de los más pequeños.

guerracivil

CERCEDILLA-SEGOVIA: LA ETAPA IMPERIAL, REAL Y REPUBLICANA DEL CAMINO DE SANTIAGO.- El Camino de Santiago también pasa por la Sierra de Guadarrama, al tiempo que recorre el Camino Viejo de Segovia, la calzada romana XXIV del Itinerario Antonino, la calzada borbónica -no pocas veces ambas se confunden-, y la Carretera de la República. Se trata de la ruta que a lo largo de 36 kilómetros une Cercedilla con Segovia a través del Puerto de la Fuenfría. Un camino cargado de historia que atraviesa el Parque Nacional hasta llegar a la capital del acueducto, tal como contamos detalladamente hace unos meses en las páginas de “Aquí en la Sierra”. La visita a Cercedilla se puede completar con el Museo del Esquí o la Fábrica de la Luz, una auténtica joya del patrimonio industrial de la región.

cercedilla_calzada

ESPECTACULARES VISTAS DESDE EL MIRADOR DE LA NARANJERA.- Al mirador de la Naranjera se puede llegar desde San Lorenzo de El Escorial, siguiendo la pista forestal de Abantos, o desde el Alto del León, a través del camino que sale en dirección a Peguerinos. Una vez superado este pequeño municipio, ya en la provincia de Ávila, el camino discurre entre pinos hasta llegar al albergue forestal Casa de la Cueva y poco después a la Fuente de las Negras. Tomando el sendero que parte de esta zona se alcanza rápido el antiguo refugio de la Naranjera (actualmente en ruinas) y el Mirador, desde donde se obtienen unas espectaculares vistas de Cuelgamuros y el Valle de los Caídos.

naranjera

‘BIRDWATCHING’ EN LA SIERRA.- El turismo ornitológico tiene en la Comunidad de Madrid una región privilegiada, y especialmente en la Sierra de Guadarrama, con una gran diversidad de ecosistemas y hábitats (alta montaña, pinares, prados, dehesas y bosques de ribera). La presencia de cerca de 240 especies de aves (de las aproximadamente 400 que hay en España), con especies clave como el águila imperial o el buitre negro, y la declaración del Parque Nacional del Guadarrama, confieren a la región un gran potencial como destino ornitológico de calidad. En la imagen, un buitre negro en el entorno del Mirador de los Poetas.

buitres03-768x534

EL PARQUE REGIONAL DE LA CUENCA ALTA DEL MANZANARES, RESERVA DE LA BIOSFERA.- El Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, con lugares imprescindibles como La Pedriza o el castillo de Manzanares, fue incluido por la UNESCO en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, contando con lugares de indiscutible belleza, como El Yelmo, Canto Cochino, El Tolmo, el Cancho de los Muertos o Cuerda Larga. De paso, la Sierra de Hoyo -que en los años 60 y 70 fue escenario películas como “El bueno, el feo y el malo”, “La muerte tenía un precio” o “Por un puñado de dólares”- también permite encontrarse con lugares como el yacimiento arqueológico de La Cabilda.

castillo01

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL, MUCHO MÁS QUE EL MONASTERIO.- La imagen más conocida de San Lorenzo de El Escorial, segundo destino turístico más visitado en la Comunidad de Madrid -solo por detrás de la capital-, es la del Monasterio, pero además merece la pena perderse por el bosque de La Herrería, subir a la Silla de Felipe II -y de paso especular sobre su origen-, y pasear por el casco histórico para completar la visita por el Real Coliseo Carlos III, las Casitas y edificios como el Mercado Municipal o el antiguo Cuartel de Voluntarios, diseñados por Juan de Villanueva. La reciente puesta en marcha del Tren de Felipe II, con diferentes opciones y rutas teatralizadas, refuerza la oferta de la localidad, en donde próximamente se pondrá en marcha un tren turístico, gracias al acuerdo alcanzado entre Patrimonio Nacional y los ayuntamientos de El Escorial y San Lorenzo. Además, aquí se puede disfrutar también del Arboreto Luis Ceballos (que organiza numerosas actividades los fines de semana) y del centro de naturaleza Insect Park, en donde -entre otras muchas especies- se puede conocer la majestuosa “Mariposa Isabelina”, descubierta en 1848 por el entomólogo Mariano Graells en la Sierra de Guadarrama.

tren-felipe-II-1

UN PEDACITO DE LA NASA EN LA SIERRA OESTE.- La NASA también tiene sitio en la Sierra, concretamente en Robledo de Chavela, donde se encuentra uno de los tres complejos de comunicaciones que conforman la llamada “Red del Espacio Profundo” (Deep Space Network) -los otros dos están en Goldstone (California, Estados Unidos) y Canberra (Australia)-. El Centro de Visitantes, con entrada gratuita, ofrece amplia información sobre los diferentes planetas del Sistema Solar, además de que puede verse un pedazo de roca lunar, una maqueta a tamaño real de uno de los dos vehículos espaciales de la misión “Mars Exploration Rover” que fueron enviados a Marte y otros muchos objetos, como un mono del astronauta Miguel López Alegría. Además, el Ayuntamiento de Robledo está preparando un variado programa de actividades para conmemorar en 2019 el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna.

nasa

casa cultura

VIDRIO, CERÁMICA Y PIEDRA.- Las chimeneas de la actual Casa de Cultura Giralt Laporta -construida alrededor de los tres hornos de la antigua fábrica de lozas “Falcó y Compañía”- constituyen una de las imágenes más características de Valdemorillo. También aquí encontramos la Cueva-Museo de Cerámica y Vidrio, con más de 100 piezas de porcelana, loza fina y vidrio fabricadas durante los siglos XIX y XX. Otro de los puntos destacados del patrimonio artístico de esta localidad es la Ermita de la Esperanza, del siglo XVI, situada en el antiguo poblado de Valmayor. Destaca especialmente la espadaña, separada del edificio por un atrio abierto, así como el retablo barroco del interior.

EL ESTILO HERRERIANO EN EL ESCORIAL, VALDEMORILLO Y GALAPAGAR.- Más allá del Monasterio de San Lorenzo, el estilo herreriano tiene una notable importancia en la Sierra, con la Iglesia de San Bernabé (1594-1596) como ejemplo más notable. Construida por Juan de Mora, uno de los principales discípulos y colaboradores de Juan de Herrera, fue declarada Bien de Interés Cultural en 1983. Fue levantada por los mismos maestros canteros, albañiles y artesanos que poco antes habían trabajado en el Monasterio. En la vecina localidad de Valdemorillo encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, obra de Bartolomé Elorriaga, con un sobrio exterior de estilo herreriano que contrasta con los elementos góticos del interior. También está declarada Bien de Interés Cultural. Y no muy lejos, en Navalagamella, la influencia de Juan de Herrera se deja notar en la Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella. Completando esta ruta arquitectónica, en Galapagar se encuentra el Puente Nuevo o de las Parrillas, que se alza sobre el río Guadarrama junto a la carretera M-519 y que a finales del siglo XVI permitió abrir una ruta más directa hacia El Escorial, atajando desde Torrelodones, municipio donde se encontraba el desaparecido Real Aposento (a la altura del número 6 de la calle Real).

SanBernabé02-800x445

gasco02

LA PRESA DEL GASCO, UN FARÓNICO SUEÑO DEL SIGLO XVIII.- En el conocido como Estrecho de Peña (entre Las Rozas, Galapagar y Torrelodones) se sitúa la Presa del Gasco, cuyas obras se iniciaron en 1787, durante el reinado de Carlos III, encargadas al ingeniero francés Carlos Lemaur. Se trataba de hacer realidad el sueño de hacer navegable el Manzanares, conectándolo con una red de 771 kilómetros de canales a través de las cuencas del Guadarrama, Manzanares, Tajo y Guadalquivir, hasta conectar Madrid con Sevilla y desde allí hasta el Océano Atlántico. Sin embargo, las obras se abandonaron unos años después por las enormes dificultades y por la falta de financiación. Ahora, 230 años después, aún se pueden encontrar restos del trabajo humano en esta valiosa zona natural. Vestigios de los 25 kilómetros de canales que se llegaron a construir y de la propia Presa del Gasco, que debía servir como fuente de agua para esta faraónica obra de ingeniería civil, concebida entonces como la más alta de Europa, con una altura prevista de 93 metros, aunque solo se llegaron a levantar 53.

EL YACIMIENTO DE MIACCUM EN COLLADO MEDIANO.- La antigua calzada romana que formaba parte de la Vía XXIV conduce al yacimiento de Miaccum, en Collado Mediano, en donde se muestran los restos de la posada que servía de refugio y lugar de descanso a quienes recorrían este tramo. Esta ‘mansio’ fue destruida o remodelada en la transición del siglo III al IV, hasta que una incursión bárbara la arrasó en el siglo V. Cuenta con un edificio principal, de planta cuadrangular, compuesto por dos alas separadas por un patio descubierto, y dos plantas superiores. En esta localidad destaca también la Iglesia de San Ildefonso, que cuenta con un valioso retablo de finales del siglo XII, procedente del Convento de las Mercedarias de Madrid.

yacimiento-4

barranca

EL VALLE DE LA BARRANCA (NAVACERRADA), UNA RUTA PARA TODOS EN EL PARQUE NACIONAL.- Una de las rutas más singulares de la región, además de asequible para realizar en familia, es la del Valle de la Barranca, en Navacerrada, situado a los pies de la Bola del Mundo y la Maliciosa. El recorrido atraviesa la Senda Ortiz, hasra llegar al arroyo del Chiquillo, donde encontraremos un cruce de caminos, tomando el derecho hasta llegar a una enorme explanada, donde hace décadas se encontraba el Real Sanatorio de Navacerrada, que en su momento fue escenario de diferentes películas de terror, formando parte de las leyendas que rodean a los diferentes sanatorios y hospitales abandonados en la Sierra de Guadarrama. Más adelante alcanzaremos el Mirador de las Canchas, que permite disfrutar de unas impresionantes vistas.

alpedreteLA IGLESIA-FORTALEZA DE ALPEDRETE.- Hace unos meses, el portal turístico Club Rural revelaba que Alpedrete fue el tercer municipio de España donde más se incrementó el turismo rural en el invierno de 2016. Quienes lleguen hasta aquí podrán conocer la curiosa Iglesia de la Asunción, en la que llama la atención su parecido con una fortaleza. Presenta un antepecho labrado a la altura de la espadaña, que da acceso al interior mediante una puerta con arco románico. La cabecera de piedra con decoración de bolas y su artesonado mudéjar tienen gran valor. Otro elemento destacable es la escalera de caracol, construida en piedra, que da acceso al campanario y al coro. La Iglesia, de una sola nave con cuatro tramos, fue construida con sillares a finales del siglo XV y con mampostería en las reformas realizadas en el XX. Junto a este templo está el Ayuntamiento (1959), de estilo escurialense y obra del arquitecto José María de la Vega Samper, autor -entre otros muchos edificios- del Colegio Mayor San Pablo, la cárcel de Carabanchel y emblemáticas centrales de la Compañía Telefónica Nacional de España.

LA CASA-MUSEO DEL ESCRITOR RICARDO LEÓN.- Entre Galapagar y Torrelodones está situada la Quinta de Santa Teresa, actual Casa Museo Ricardo León, en la que el novelista madrileño se instaló a principios del siglo XX, cuando con 35 años se convirtió en el académico de la lengua más joven de la historia. Se trata de una vivienda robusta, que al igual que el resto de soberbios edificios de nobles que se construyeron por la zona, heredaba el espíritu de las viejas quintas que proliferaron en las afueras de Madrid en los siglos XVIII y XIX, pero desde un planteamiento arquitectónico más cercano a la mansión que al palacio propiamente dicho. La casa -por la que pasaron escritores como Jacinto Benavente, José Martínez Ruiz “Azorín” o Camilo José Cela- tiene un un aire inequívocamente herreriano, como el propio escritor se encargó de subrayar al referirse a la finca como su “Pequeño Escorial”. Además de primeras ediciones de sus obras y de la correspondencia con otros autores e intelectuales de la época, destaca la biblioteca, presidida por un busto de Cervantes, y que alberga colecciones antiguas de Julio Verne, Episodios Nacionales, Biblias, Historias Universales de Arte, Memorias de la Real Academia y una infinidad de obras de estudio y consulta.

casamuseo

croquis

ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA, ENTRE EL CROQUIS Y VILLA FABRICIANO.- La arquitectura contemporánea también tiene una presencia destacada en la Sierra, con edificios como el de “El Croquis”, situado en la avenida de los Reyes Católicos de El Escorial. Construido en 1998 por los arquitectos Fernando Márquez Cecilia, Richard C. Levene y Jiménez Martín, se compone de dos volúmenes -dos prismas de acero, vidrio y granito- que se amoldan a la empinada pendiente sobre la que se asientan, mientras que el interior se revela como un espacio lleno de luz natural. En San Lorenzo de El Escorial, aprovechando los claros que dejan los árboles en la ladera de Abantos, aparece la “Casa Levene”, de Eduardo Arroyo (estudio No.mad), que destaca por su respetuoso tratamiento del entorno natural, con una geometría compleja que esconde la vivienda entre la vegetación. Fue seleccionada dentro de una muestra de arquitectura española organizada hace 11 años en el MOMA de Nueva York. Este recorrido podría seguir por el Teatro Auditorio de San Lorenzo, de María José de Blas y Rubén Picado, o por la Biblioteca Municipal Miguel Hernández, en Collado Villalba, un edificio de gran luminosidad proyectado por José María Pérez “Peridis” y Fernando Gaforio, con un ágora que se ha convertido en punto de encuentro y escenario de numerosas actividades. Precisamente una biblioteca es lo que quiere crear el Ayuntamiento de Torrelodones, no sin polémica, en la Villa Fabriciano (a la altura del número 47 de la calle Jesusa Lara, en la Colonia), de Francisco Javier Sáenz de Oiza, Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1993 y autor, entre otras obras, de las Torres Blancas de Madrid, el edificio del BBV en Azca o los pabellones del recinto ferial Juan Carlos I.

Enrique Peñas