De fiesta (artículo de Félix Alonso, Colectivo Rousseau de San Lorenzo)

La muerte del cineasta Basilio Martín Patino nos ha obligado a revisar su obra y programar una visita a Salamanca para ver su museo. Su primera película, “El Noveno” es un ejemplo de antropología social del pueblo de San Felices de los Gállegos, en donde los encierros de la mañana y la capea de la tarde, junto con la plaza cerrada con carros, y el baile de las mujeres tras el encierro, son estampas que se repiten cada año, con los cambios lógicos del paso del tiempo. En el año 2005 las fiestas de El Noveno fueron catalogadas de Interés Turístico Regional. Así que de entrada, y a sabiendas de ser reiterativo, tengo que manifestar que un día de San Lorenzo sin toros es una fiesta amputada, lo mismo que un concierto sin banda, por mucho que suene música electrónica, no es un concierto. Una pareja cercana me confesó que venían a ver a Fangoria desde Guadalajara. Este tipo de espectáculos en la Lonja merecería una ‘pensada’ serena; los técnicos de sonido lo agradecerían.

cumbres

Lo que más me ha gustado ha sido el “Cyrano de Bergerac” en el Carlos III, y la exposición, por lo que tiene de simbólico, del Grupo Fotográfico Escurialense, con el resumen de 30 años de actividad. Recuerdo mi llegada de Barcelona con la revista “Nueva Lente” bajo del brazo, las fotos de Joan Fontcuberta y mi ilusión por incorporarme al grupo de fotógrafos en reuniones en El Paseo. No compartí el estilo y duré poco tiempo, pero ahora reconozco el valor inmenso de lo realizado. Las exposiciones de Valentín Vega y Virxilio Vieitez en Madrid el año pasado me han ayudado a comprender mejor ese tipo de fotografía de documento. Ahora lo que hace falta es que jóvenes sigan la estela y si es posible mejorarlo, mucho mejor.

Me llamó mi amigo Ndendon para preguntarme si había habido modificación en las Cumbres y “meternos” nuestra 42 travesía, y le dije que no, que no han cambiado las cosas. ¿Qué cosas deben cambiar? A nuestro juicio, al menos dos: dar la salida a las 7 de la mañana a los que tengan más de 60 años para que la bajada de los Ermitaños se haga sin el atasco de subida, y cambiar los tiempos máximos que se pueden emplear en el recorrido. Lo de saludar y no empujar a los que tienen canas y son veteranos en esta marcha se lo dejamos a los colegios (los de pago, naturalmente).

Félix Alonso