“Las penúltimas fiestas de San Lorenzo” (artículo de opinión de Félix Alonso)

Antes de comenzar mi pequeña colaboración en éste periódico, me gustaría que los ediles que no hacen posible que el día de San Lorenzo se celebre la tradicional corrida de toros, lean con un poco de atención lo que decía el naturalista Jacques Cousteau, investigador tanto tiempo por los mares en el Calypso : “Solo cuando el hombre haya superado a la muerte y lo imprevisible no exista, morirá la Fiesta de Toros y se perderá en el reino de la utopía y el dios mitológico encarnado en el toro de lidia derramará vanamente su sangre en la alcantarilla de un lúgubre matadero de reses”.

Dicho esto, me imagino que sabrán que el año próximo será el último que el actual equipo de Gobierno organice las fiestas, y lo que se respira en las tertulias locales es pesimismo de la gestión. Venimos de una fase de irracionalismo político, con el rasgo característico de la búsqueda de chivos expiatorios, con una amalgama de pasiones que nada tenían que ver con el sosiego del debate en la esfera pública, y el resultado fue una fragmentación en varios partidos técnicamente llamados de “aluvión”, con un objetivo: que el PP saliera del gobierno. Yo, pensando en el futuro del PSOE, no estaba muy convencido de dar la Alcaldía a Vecinos. Una entrevista que aparece en Facebook me da la razón; yo desconfío mucho de esas opciones, soy un clásico.

sanlo2

Ahora, dentro de los partidos locales se van a producir cambios. Por un lado, es muy posible que Pueblo San Lorenzo no tenga las mismas opciones, que Unidos Podemos se planteará si aquí presenta listas como tal, lo que hará que En Común deje de existir y que el partido instrumental Sí Se Puede tenga que hacer un nuevo planteamiento. Lo de Victor Rufo no me atrevo a vislumbrarlo. El PSOE tiene también una posición complicada. Por un lado, el actual concejal de Cultura no quiso o no pudo liderar la Alcaldía, a pesar de ser el más votado entre los partidos del Ejecutivo, lo cual plantea una debilidad como póster electoral; y por otro la actual concejala de Servicios Sociales, que no está haciendo mala gestión, no podría repetir por una resolución del partido, ya que lleva ya dos legislaturas. Finalmente, el PP tendrá que buscar un candidato distinto al que nos ha gobernado 20 años, que no están las cosas para sobresaltos.

Los partidos socialdemócratas históricamente tenían una vinculación muy intensa con las organizaciones sindicales y encuadraban en sus filas a sectores bastante amplios, sobre todo de las clases trabajadoras, si bien en nuestros días, como muy bien señala el profesor Tezanos en un reciente artículo en “Sistema”, el número de afiliados de los partidos políticos es bastante reducido y, en algunos casos, tiende incluso a descender, como ha sucedido en los últimos años en la Agrupación Socialista de San Lorenzo.  Hay que incorporar al activista no electo para que elabore propuestas y abrir de par en par los extraordinarios locales de la calle Juan de Toledo. Como tantas veces he repetido, el PSOE local no debe ser visto como un coto cerrado, ni como una “propiedad” exclusiva de sus afiliados, sino como una organización rica en perspectivas y componentes, que se debe también a sus electores y simpatizantes. Y que no debe actuar de espaldas a ellos. Para lo que se necesitan mecanismos transparentes y efectivos de intercomunicación, de consulta y de implicación.

Se van a celebrar primarias para elegir un nuevo secretario general para Madrid, y aprovechando el ‘efecto Sánchez’ se debería aprovechar para empezar ya mismo a preparar una lista capaz de competir con eficacia en el juego electoral. Se necesitan dos cosas: decir adiós a la endogamia y comprometer un proyecto con socialistas que tengan puestos los faros en posición de luz larga. No valdrán las improvisaciones de última hora.

Félix Alonso