El alcalde de Las Rozas pide “neutralizar la estrategia de blanqueo histórico de ETA que algunos quieren imponer a toda la sociedad”

IMG_5965Veinte años después del secuestro y asesinato del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco a manos de ETA, Las Rozas rindió ayer, martes, homenaje a su memoria y la de todas las víctimas del terrorismo. Con la presencia de representantes de todos los grupos políticos municipales y de varios centenares de vecinos, el Ayuntamiento ha celebrado, en colaboración con la Fundación Miguel Ángel Blanco, un acto bajo el lema “La conciencia despierta” para recordar a las víctimas y sus familias y mantener vivo el espíritu de Ermua.

“Miguel Ángel Blanco despertó nuestra conciencia; es un símbolo de concordia porque nos hizo comprender que la libertad hay que ganarla, conquistarla, cuidarla y defenderla ante los enemigos de la convivencia, de la pluralidad ideológica, de los derechos éticos y políticos que tanto nos ha costado conseguir”, destacó el alcalde de Las Rozas, José de la Uz, en el manifiesto que leyó durante el acto, que se celebró a las 10.30 horas en el parque ubicado junto a la plaza Víctimas del Terrorismo entre las calles Aristóteles y Esparta, plaza que lleva esta denominación desde 2008, y cuyo acto de inauguración contó con la asistencia de Mª Jesús González, madre de Irene Villa. Alumnos de la Escuela de Música interpretaron piezas musicales de Bach y Mozart.

De la Uz destacó que con el asesinato de Miguel Ángel Blanco “nació una nueva conciencia ante el terrorismo: el espíritu de Ermua” y la “mirada inocente” del concejal simboliza todo el horror de ETA. “Nació la exigencia social de firmeza democrática ante ETA”, señaló. Ante ello, reclamó “asentar un relato compartido basado en la verdad, la dignidad, la memoria y la justicia que neutralice la estrategia de blanqueo histórico de ETA que algunos quieren imponer a la sociedad”.

También urgió con el manifiesto a “perseverar en el significado ético y político de las víctimas del terrorismo, y hacer llegar su testimonio y su valor democrático a los más jóvenes, como un legado de todos los españoles de bien”.