La Fiesta de la Vaquilla de Los Molinos, declarada de Interés Turístico Regional

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid que se celebró el martes, 6 de junio, acordó declarar Fiesta de Interés Turístico Regional la celebración de la Vaquilla de San Sebastián del municipio de Los Molinos. La fiesta de San Sebastián y la Vaquilla, organizada por la Hermandad de San Sebastián, se celebra entre los días 19 y 22 de enero de cada año, una de las tradiciones más antiguas del municipio y es seguramente fiesta más singular de toda la comarca. Es una fiesta de enorme importancia debido a su componente antropológico, histórico, social, cultural, gastronómico y religioso. Con algunas diferencias en la forma y las fechas, esta fiesta es un rito extendido en la Comunidad de Madrid, sobre todo en los municipios de la Sierra de Guadarrama e incluso en algunos sudamericanos, llevada allí por los conquistadores españoles. Sin embargo, el factor diferenciador de Los Molinos radica en mostrarnos una “vaquilla” muy primitiva, sin apenas añadiduras posteriores como ocurre en los demás casos que han llegado hasta nuestros días, pues la estructura de La Vaquilla de Los Molinos es la más sencilla y que menos ha cambiado su apariencia durante los siglos.

fiesta vaquilla los molinosEl Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid que se celebró el martes, 6 de junio, acordó declarar Fiesta de Interés Turístico Regional la celebración de la Vaquilla de San Sebastián del municipio de Los Molinos.
La fiesta de San Sebastián y la Vaquilla, organizada por la Hermandad de San Sebastián, se celebra entre los días 19 y 22 de enero de cada año, una de las tradiciones más antiguas del municipio y es seguramente fiesta más singular de toda la comarca.
Es una fiesta de enorme importancia debido a su componente antropológico, histórico, social, cultural, gastronómico y religioso. Con algunas diferencias en la forma y las fechas, esta fiesta es un rito extendido en la Comunidad de Madrid, sobre todo en los municipios de la Sierra de Guadarrama e incluso en algunos sudamericanos, llevada allí por los conquistadores españoles. Sin embargo, el factor diferenciador de Los Molinos radica en mostrarnos una “vaquilla” muy primitiva, sin apenas añadiduras posteriores como ocurre en los demás casos que han llegado hasta nuestros días, pues la estructura de La Vaquilla de Los Molinos es la más sencilla y que menos ha cambiado su apariencia durante los siglos.