La Comunidad de Madrid reconoce que los ataques del lobo al ganado han crecido un 1.500% en tres años en la Sierra

Lobo-el-origen-del-perroSegún un informe de la Comunidad de Madrid, el número de ataques anuales ha pasado de 15 a 251 en tan sólo tres años. Para la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid estos datos demuestran que “el lobo ha vuelto con fuerza a Madrid y somos los ganaderos los que le estamos dando de comer, cuando somos nosotros los que estamos en peligro de extinción”.

“El lobo está conquistando territorio a gran velocidad”, han dicho desde la organización agraria, y han aportado el nombre de los municipios afectados durante 2016, entre los que se encuentran Cercedilla, Collado Mediano, Guadarrama, Los Molinos y  Moralzarzal.

images-3Tras solicitar un informe sobre ataques del lobo al ganado a la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de Madrid, la UPA Madrid ha mostrado su preocupación por los “alarmantes datos que revelan que esta especie ha vuelto con fuerza a la Comunidad de Madrid”.

El documento de la Consejería recoge los datos pertenecientes al periodo entre enero de 2012 y noviembre de 2016, y demuestra un “dramático” aumento de los ataques de este animal, así como un incremento de los ataques a ganado cada vez de mayor tamaño y la expansión geográfica del lobo. Entre el período 2013 y 2016, el número de ataques aumentó de 15 a 251, lo que supone un incremento del 1.573,33 por ciento en tan solo tres años.

 

Gran depredador

droles-d-animaux_066“No se pueden ignorar los problemas que nos causa el lobo, sobre todo a las personas que vivimos en el medio rural, y muy especialmente a los ganaderos”, han señalado desde UPA. El lobo es un gran depredador, y como tal no nos podemos permitir que su población esté descontrolada. “Quienes abogan por que el lobo campe a sus anchas sin control caen en pura demagogia de urbanita”, han explicado.

Los datos demuestran que los ataques del lobo matan cada vez a animales de mayor tamaño. Mientras que en el año 2013 más del 94 por ciento de sus capturas eran ovejas y cabras, en el año 2015 las muertes eran de ganado ovino y caprino suponían cerca del 85 por ciento, siendo de vacas el porcentaje restante de muertes. Por último, en el año 2016, sólo el 66,5 por ciento de los animales matados fueron ovejas y cabras y, además, los lobos empezaron a atreverse con el ganado equino.