El Molino Tornero de El Escorial: de abastecedor de harina a finca de recreo

Molino01

Unos 60 vecinos de El Escorial tuvieron la oportunidad de visitar este sábado el Molino Tornero, una de las construcciones más antiguas de la Villa, que data al menos de mediados del siglo XV. Situado en la carretera de Ávila, junto al río Aulencia, según explicó el historiador Gregorio Sánchez Meco, que dirigió la visita, “en la época de Felipe II el Molino era propiedad de Pedro de Santos, siendo explotado posteriormente durante muchos años por una de las familias más importantes en El Escorial, los García Susana”. En 1576 fue ampliado, dotándolo de seis piedras harineras de muela y añadiendo un granero de grandes dimensiones. Esta ampliación permitió abastecer de harina a los albañiles, canteros y resto de constructores del Monasterio.

El Molino estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo XIX, en su doble condición de “harinero y temporero”. En 1960 pasó a manos privadas y su actual propietario, José María Jove, ha acometido una importante restauración, rescatándole del olvido y la ruina total.

La edificación se ha convertido en vivienda y finca para todo tipo celebraciones y eventos. Como señala su propietario, el edifico era “un cubo vacío, no había nada; se ha procurado conservar hasta donde ha sido posible la estructura, como las vigas de madera, pilares de granito y otros elementos característicos, recuperándose las piedras de molino”. De esta manera, aún es visible el estanque en el que se almacenaba el agua procedente del Aulencia, un gran canal de piedra o acequia por donde discurría y el vaso -un habitáculo cilíndrico de granito- por el que caía el agua para mover el rodezno o rueda hidráulica. También conserva los antiguos sillares y arcos subterráneos por los que el agua volvía al cauce del río y la estancia donde vivía el molinero, una humilde alcoba donde destaca la chimenea y la pila de una pieza de granito.

Todo ello se encuentra perfectamente integrado en un espectacular edificio que mantiene la esencia y estilo original, rodeado de jardines y una pineda que nos trasladan a otra época.

Ésta es la primera de las visitas guiadas dentro del programa diseñado por el Ayuntamiento de El Escorial para dar a conocer el patrimonio histórico de la localidad. El Campillo, La Granjilla, el Puente Romano, la Finca del Castañar, una ruta urbana o una visita especial al Monasterio son algunas de las próximas salidas, con fecha aún por determinar. Los interesados pueden obtener más información en el área municipal de Cultura.

Texto y fotos: Teresa Rubio