Madrid y Castilla y León ultiman el borrador del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, ha participado en la reunión del Patronato del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, un órgano en el que figuran todas las administraciones, entidades y asociaciones implicadas en este espacio natural y que hoy ha conocido el análisis realizado por los distintos grupos de trabajo sobre el borrador del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque.  Este documento, coordinado por la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla y León, tendrá una vigencia de 10 años y fijará las normas de utilización y protección del Parque para ordenar los distintos usos que acoge y compatibilizarlos con la conservación y mejora de sus valores naturales.

El borrador del PRUG, indican desde el Ejecutivo madrileño, es fruto de un amplio proceso de participación que se ha desarrollado en los últimos meses y en el que se ha buscado el máximo consenso a través de la implicación de todos los actores relacionados con este espacio.

ParqueNacional

Así, para su redacción se están teniendo en cuenta las consultas realizadas a científicos de distintas disciplinas a través de un panel de expertos, las reuniones mantenidas con técnicos de las administraciones públicas implicadas en la gestión y en el territorio del Parque (Gobierno central, ayuntamientos, comunidades…) y las conclusiones de las más de 600 personas que han aportado sus ideas en las diez mesas temáticas de participación social organizadas en distintas localidades, enriquecidas con las propuestas que cualquier persona o entidad interesada en el proceso ha podido expresar a través del buzón de correo electrónico habilitado para la ocasión.

Con todo este trabajo previo, y siguiendo las directrices de la Ley de Parques Nacionales, el documento establecerá, entre otras cuestiones, las diferentes zonas en las que se divide el parque (de reserva, de uso restringido, de uso moderado y de uso especial), las actividades compatibles o prohibidas en cada una de ellas, las condiciones en las que podrán desarrollarse las primeras, la normativa general de protección de los recursos naturales, las medidas de prevención o los distintos programas de actuación orientados a la conservación del entorno.

Senderismo, uso de bicicletas y actividades deportivas

En el borrador se han incluido distintas aportaciones recogidas directamente en el mencionado proceso de participación y relacionadas con los usos y actividades que acoge el Parque. En cuanto al uso público, se propone que el senderismo se realice preferentemente por rutas señalizadas, que la circulación de bicicletas se circunscriba también a rutas señalizadas y se limite su velocidad para no interferir con el resto de visitantes, que no se abran nuevas vías de escalada que precisen el uso de elementos técnicos fijos, que tanto la actividad ecuestre como el vuelo libre se consideren actividades compatibles bajo determinadas condiciones o que se determinen las pruebas y competiciones deportivas autorizables en el Parque, conforme a las disposiciones contenidas en el Plan director de la Red de Parques Nacionales.

También se propone la compatibilidad de los usos ganaderos tradicionales, que se permita la recogida de leñas muertas del suelo por parte de los vecinos de la zona para autoconsumo o que se sometan a autorización determinadas actividades comerciales o de turismo para tener un mayor control que evite potenciales impactos negativos en el medio ambiente.

Una vez concluyan todos los trabajos previos, el borrador del PRUG del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama se someterá a un periodo de información pública para que cualquier persona o entidad pueda presentar las alegaciones que estime oportunas y que serán estudiadas, contestadas y, en su caso, incorporadas al documento final antes de su aprobación por el Consejo de Gobierno. En este sentido, González Taboada ha insistido en la apuesta del Ejecutivo regional por el consenso “para conseguir entre todos un documento que proteja el Parque, contribuya al desarrollo sostenible de los municipios que lo forman y permita compatibilizar su conservación con el uso y disfrute de esta joya natural por parte de todos los madrileños”