La Comunidad de Madrid restaurará las torres de la iglesia de San Bernabé de El Escorial, con una inversión de 300.000 euros

La Comunidad de Madrid va a acometer obras de restauración en la iglesia de San Bernabé de El Escorial, declarada Bien de Interés Cultural en el año 1985, que afectarán a las escaleras de las torres que dan acceso a los campanarios, las bóvedas, los chapiteles así como la impermeabilización del suelo y el pavimento de las baldosas de barro. La inversión prevista es de unos 300.000 euros.

La directora general de Patrimonio Cultural, Paloma Sobrini, ha explicado que la iglesia de San Bernabé tiene protección integral y se ha restaurado en varias fases, siempre a cargo del Gobierno regional, en los años que van desde 1994 a 2004. La última fase contempló una nueva iluminación interior, electricidad, megafonía, calefacción, pavimentos, paramentos y parte de la carpintería.

SanBernabé01

“La obras llevadas a cabo durante estos años resolvieron en su totalidad la restauración interior y exterior, de forma que únicamente quedaría por reparar del exterior del templo las cubiertas de los chapiteles de las torres, pues tienen en su interior todos los elementos en mal estado (escaleras, puertas y paredes), así como usos indebidos o instalaciones precarias”, ha puntualizado Sobrini.

De las dos torres, la norte es la que se encuentra en peor estado por haber sufrido la filtración de agua a través del suelo del campanario. En este sentido, la directora general de Patrimonio Cultural ha destacado que, una vez finalizadas estas obras “se concluiría la restauración de uno de los templos herrerianos más importantes de España”.

Por su parte, el alcalde de El Escorial, Antonio Vicente, ha afirmado que con esta última intervención la iglesia quedaría plenamente restaurada. “Se trata de un edificio emblemático para todos los escurialenses que aparece en todos los libros de historia como uno de los templos herrerianos más importantes de España”, manifestó.

El templo es obra del arquitecto Francisco de Mora, uno de los principales colaboradores de Juan de Herrera, siendo levantado en apenas dos años (1594 y 1595), nueve después de la finalización del Monasterio, siguiendo -incluso de forma más acentuada- la línea de austeridad y sobriedad que domina en la gran obra que mandó hacer Felipe II. En su construcción se empleó granito de las dos canteras cercanas de le Peña El Remendao y la Cruz de la Horca. La iglesia fue consagrada el 21 de septiembre de 1595.

SanBernabé02