“La recuperación social del Sanatorio de Los Molinos será posible con el pueblo trabajando de forma conjunta”

El pasado sábado 18 de febrero tuvo lugar la primera Jornada para la recuperación del Sanatorio de Los Molinos, organizada por la Plataforma Ciudadana para la Recuperación del Sanatorio de Marina. La cita, además de servir como presentación pública de este colectivo, ahondó en diferentes cuestiones relacionadas con el recinto sanitario molinero, cerrado en el año 2002.

Fachada oeste del Sanatorio de Marina.María Herrera, coordinadora de la Plataforma, abrió la Jornada dando la bienvenida a los asistentes y explicando los objetivos de la cita y de la propia organización ciudadana. En este sentido, Herrera comenzó su intervención recordando cómo hace cinco años un grupo de personas de Los Molinos comenzaron a interesarse por el futuro del Sanatorio, estudiando diferentes posibilidades de rehabilitación para el complejo sanitario, desembocando finalmente en la creación de la Plataforma.
La coordinadora de la organización vecinal también quiso dejar clara en su intervención que “partimos de la base de que es muy difícil conseguir la recuperación del Sanatorio de Marina, pero eso no debe impedir buscar soluciones y alternativas factibles para un edificio histórico para Los Molinos, cuya situación actual nos produce a todos los molineros un gran dolor”. Es precisamente por este motivo por el que ha visto la luz la Plataforma, “cuya meta, la recuperación social del Sanatorio, será posible con el pueblo trabajando de forma conjunta”, apuntó Herrera.
Una visión histórica del Sanatorio de Marina

Tras las palabras de la coordinadora de la Plataforma Ciudadana, tomó la palabra a Juan José Roca, presidente de la asociación Entorno Los Molinos. Roca realizó una interesante y prolija retrospectiva sobre la historia del Sanatorio de Marina desde los inicios de su construcción (1943) hasta su cierre definitivo en el año 2002.

Vista del edificio principal del Sanatorio de Marina.De igual modo, Roca se refirió durante su ponencia cómo con el paso de los años el Sanatorio se especializó en el tratamiento de enfermedades pulmonares hasta transformarse en su última etapa en una residencia para ex miembros de alto rango del Ejercito. Una historia que tuvo su punto final el 20 de mayo de 2004 cuando se aprobó “la desafección y la alienabilidad del Sanatorio, es decir el fin de su uso y su posible venta”, señaló Roca.
Tras la intervención de Roca se proyectaron varias fotografías tomadas en el interior del Sanatorio con motivo de una visita autorizada al complejo con objeto de realizar un examen del estado actual de los inmuebles que forman el complejo sanitario. Las instantáneas mostraron a los asistentes el estado de abandono que sufre el Sanatorio, quedando patente el saqueo al que ha sido sometido.
En este sentido, María Herrera, coordinadora de la Plataforma, comentó las imágenes indicando que según valoraron los arquitectos de la organización N’Undo durante la visita, “la estructura del Sanatorio de Marina muestra un relativo buen estado, aunque los daños en la cubierta de este edificio y los otros es el mayor riesgo para su futuro, ya que el agua que se cuela por estos agujeros deterioran sus estructuras de forma considerable”.
A esa primera proyección de fotografías le siguió otra en la que se fueron mostrando las instantáneas tomadas por pacientes y trabajadores que a lo largo de los años pasaron por el Sanatorio de Marina. Un momento muy especial en el que algunos de los asistentes a la Jornada se reconocieron en algunas fotos acompañados de antiguas compañeras y amigas, poniendo nombres y apellidos a las fotos que fueron proyectadas durante la reunión.
Finalmente, se anunció a los asistentes la convocatoria de una segunda jornada para el mes de abril, dedicada a la propuesta y debate de alternativas para la recuperación de este espacio.

Entrada principal al Sanatorio de Marina.