Setenta años de cárcel para una banda que se equivocó de chalé en un robo en Los Molinos

El Tribunal Supremo ha confirmado una condena total de setenta años de prisión para los cinco miembros de una banda que asaltó un chalet en la localidad madrileña de Los Molinos, agrediendo al matrimonio e incluso agrediendo sexualmente a la mujer. La sentencia revela que su objetivo era la casa de al lado, donde vivía entonces el presidente de la Federación Madrileña de Fútbol Sala, Julio Cabello, pero los ladrones se equivocaron de domicilio, según ha recogido la SER.

Según la sentencia, los hechos ocurrieron en junio de 2013, cuando cinco hombres se pusieron de acuerdo para asaltar el chalet donde vivía Cabello: casi todos tenían antecedentes penales por robos en Madrid y Valencia, dos se conocían de jugar al fútbol en la cárcel y otro se había fugado de la prisión de Navalcarnero durante un permiso. Uno de ellos, que según la Justicia conocía personal y profesionalmente al presidente de la FMFS, les aseguró que Cabello guardaba dinero en efectivo en su casa y decidieron cometer el asalto.

 

Robo y agresión

La banda irrumpió en el chalet de Los Molinos  y se encontró con un matrimonio: les agredieron, les rociaron la cara con spray corrosivo y uno de ellos agredió sexualmente a la mujer. Pero poco después descubrían que se habían equivocado de casa: el chalet de su objetivo era el de al lado.

Después de robar joyas y teléfonos y seguir agrediendo al matrimonio, los cinco huyeron del lugar. No fueron detenidos hasta que la Guardia Civil localizó a uno de ellos cumpliendo condena en la cárcel de Picassent, cuya colaboración supuso “un giro radical” en las investigaciones, según la sentencia.

Ahora ha sido el Tribunal Supremo el que ha confirmado una condena que suma en total 70 años de prisión para los cinco integrantes de la banda de ladrones, además de más de 20.000 euros en indemnizaciones para sus víctimas. Las condenas individuales que impuso en un primer momento la Audiencia Provincial de Madrid van desde los cuatro hasta los veinticuatro años de prisión por delitos de robo con violencia, detención ilegal, lesiones y agresión sexual.

Los jueces del Tribunal Supremo rechazan los recursos que interpusieron tres de los condenados por este asalto, asegurando que sometieron a sus víctimas a una “abrumadora multitud de agresiones y vejaciones” y negando aplicarles ningún tipo de atenuante, salvo una de confesión al que reveló datos determinantes para la investigación.