Tres guardias civiles de Galapagar y Collado Villalba resultaron heridos el día de Nochebuena tras una persecución por pleno centro urbano

Tres guardias civiles destinados en los puestos de Galapagar y Collado Villalba resultaron heridos el pasado sábado, día de Nochebuena, tras perseguir a un hombre que iban conduciendo de manera temeraria, según la información publicada ayer en El País. En el vehículo iban su ex pareja, sobre la que tenía una orden de alejamiento, y un menor de un año sin ningún tipo de medida de seguridad.

bmw

Un coche patrulla de la Guardia Civil observó sobre las 19.00 horas cómo un BMW circulaba de manera irregular por el casco urbano de Galapagar, por lo que decidió darle el alto. Sin embargo, en lugar de detenerse, el conductor inició la huida a gran velocidad, por lo que los agentes dieron aviso por radio y se sumaron más vehículos. Finalmente, los guardias civiles consiguieron detener el vehículo en pleno centro de la localidad, junto a un supermercado, si bien el hombre se montó de nuevo en el BMW y empezó a hacer maniobras con intención de atropellar a los agentes, según relataron fuentes de la investigación.

Como consecuencia de este suceso resultaron heridos dos agentes del puesto de Galapagar y otro de Villalba, con golpes, contusiones y un esguince cervical. El hombre, continúa la información de El País, inició una nueva huida por las calles del centro urbano hasta que salió fuera de la población por la carretera M-528. Iba sin luces, pese a ser de noche. Le siguieron varios vehículos policiales hasta que entró en la El Guijo, metiéndose luego en una calle sin salida donde fue detenido por los agentes, que tuvieron que sacar al hombre a la fuerza.

El detenido es un hombre de nacionalidad española, que tenía una orden de alejamiento sobre su ex pareja y contaba con antecedentes por violencia de género. El BMW carecía del seguro obligatorio y de la inspección técnica de vehículos (ITV). Además, el conductor fue sometido a la prueba de alcoholemia, en la que dio positivo.

Los agentes le acusaron de tres tentativas de homicidio, de quebrantar la orden de alejamiento y de un delito contra la seguridad vial. Sin embargo, y tras pasarlo a disposición del juzgado de guardia de Collado Villalba, la juez decretó su puesta en libertad con cargos y sin fianza, por lo que está pendiente de que continúen las diligencias previas.