El Ejecutivo de Galapagar plantea una cuestión de confianza ante el rechazo de la oposición a los presupuestos para 2017

La oposición en bloque (PSOE, Ciudadanos, Cambiemos Galapagar, En Común-IU y la edil no adscrita -antes en Sí Se Puede) rechazó los presupuestos que el Ejecutivo que encabeza Daniel Pérez Muñoz (PP) llevó a Pleno este miércoles, aprobando la enmienda a la totalidad presentada por el grupo socialista. Ante esta situación, y con el fin de evitar una segunda prórroga en las cuentas del Ayuntamiento y el “bloqueo institucional”, el equipo de Gobierno ha decidido convocar para el próximo lunes, 2 de enero, un nuevo Pleno extraordinario en el que planteará una cuestión de confianza ligada al presupuesto de 2017.

alcalde-galapagar-3_bbbb

“Es una irresponsabilidad dejar que Galapagar se rija dos años seguidos por unos presupuestos prorrogados por lo que, ante el rechazo de todos  los   grupos  de  la   oposición,   no  me  queda   más  remedio  que tomar esta medida para que los grupos municipales se posicionen y dejen de perjudicar a los vecinos”, manifestó el regidor. Daniel Pérez Muñoz añadió que el Partido Popular “no está aquí para calentar el sillón y ver pasar los años, sino para mejorar Galapagar, cumplir sus compromisos electorales y llevar a cabo proyectos necesarios para dar una mejor calidad de vida a sus vecinos”. “Ante la continua negativa de la oposición, ante el rechazo a todas nuestras propuestas y  su intento de bloqueo, no nos   queda otra opción que tomar esta medida”, subrayó.

El Pleno extraordinario tendrá lugar el lunes 2 de enero a las 10:00 horas y en el caso de salir adelante la   cuestión de confianza, los presupuestos quedarán aprobados de forma automática. En caso contrario, si   la cuestión de confianza no prospera, se establece el plazo de un mes para presentar una moción de censura.

 

Sin embargo, aseguran desde el Ejecutivo, esta hipotética moción de censura es “inviable” en el caso de Galapagar, ya que “al existir una edil tránsfuga (en referencia a Antonia María Quispe, que se presentó como cabeza de lista de Sí Se Puede Galapagar, aunque fue expulsada de esta formación hace unos meses) entre los miembros de la oposición, la LOREG, en su artículo 197, establece que en estos casos es necesario   un  concejal   más para  obtener   la  mayoría   absoluta,   imprescindible  para  que pueda prosperar   la  moción  de  censura”.  De este modo, se necesitarían 12 votos, frente a los 11 ediles que forman actualmente la oposición (3 del PSOE, 3 de Ciudadanos, 3 de Cambiemos, 1 de En Común-IU y la edil anteriormente en SSPG, frente a los 10 representantes del PP).

Para el equipo de Gobierno, el rechazo a los presupuestos, una vez que prosperó la enmienda a la totalidad presentada por el grupo socialista, supone “una pésima noticia para todos los vecinos, ya que en esta ocasión los presupuestos que se prorrogarían son los del 2015, es decir, dos años de atraso y desfase para Galapagar. El Ayuntamiento tendría que ser gestionado en función de unas cuentas completamente desactualizadas, que en nada se adecuan a las necesidades actuales de los vecinos y que producirían graves perjuicios para el municipio”.

Con   este   veto, mantienen desde el PP, “se dice no a nuevas inversiones, en concreto, a 2,4 millones de euros destinados a obras  de mejora y reposición en infraestructuras y edificios de uso general, además de la rehabilitación de instalaciones municipales y otras muchas necesidades para la adecuada prestación   de   los   servicios   públicos”. “Además, también, se dice no a otras importantes medidas para el próximo año como es el ahorro en cargos políticos, con el paso de dos concejalías de dedicación exclusiva a dedicación parcial o la creación de dos nuevos puestos de trabajo para mejorar el servicio de la Biblioteca Municipal, entre otras medidas, que llevan la finalidad de mejorar la calidad de vida de los vecinos de Galapagar”, concluyeron los populares.