Terminan las obras en el centro de Valdemorillo, con la novedad de que la calle Esperanza se convierte en peatonal

valde01

Este viernes de dieron por terminadas las obras de adecuación y mejora de la principal arteria urbana de Valdemorillo, iniciadas el pasado 30 de marzo. A última hora de la tarde quedaron abiertas al tráfico las calles San Juan y La Fuente, las últimas en las que se siguieron los trabajos de un proyecto que, desarrollado en tres fases y financiado con cargo al remanente de PRISMA, ha supuesto el cambio en la estética de las vías donde se da continuidad al diseño de plataforma única, con empleo del adoquín como material principal. Cambio de imagen al que se añaden el resto de intervenciones seguidas en Ramón Gamonal, La Paz y aledañas,  como la canalización subterránea de los distintos servicios, como telefonía y electricidad, la instalación de la red de saneamiento separativo para pluviales y, ya fuera del citado proyecto pero en paralelo al mismo, la renovación de la red de suministro ejecutada por Canal de Isabel II Gestión.

En este sentido, suprimidos ya todos los desvíos y cortes que se  fueron estableciendo para la regulación del tránsito rodado durante estos últimos siete meses, la circulación por el centro de Valdemorillo se restablece con normalidad. La principal novedad, como destaca el edil de Urbanismo, Luis Hernández, es la conversión en peatonal de la pequeña calle Esperanza, por la que se podrá circular exclusivamente en casos excepcionales o de emergencia, así como el uso igualmente preferente para el peatón que a partir de ahora se establece en los tramos de la calle San Juan donde la calzada se ha dispuesto en adoquín de color rojizo. Así, el paso de vehículos se mantiene en estos puntos del viario, si bien queda limitado a una velocidad de 20km/h, como quedará señalizado.