El sábado empieza la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión en San Lorenzo, que se celebra hasta el 15 de agosto

 

“Son ya 24 ediciones las que cumplimos y vamos a seguir con el propósito que planteamos el año pasado de dar un impulso de calidad a la Feria, porque de esta manera tanto el público como los libreros salimos ganando”, afirma Pedro Martín de Vidales, uno de los profesionales más implicados en la organización del evento. En 2015 todos los participantes en la feria -que este año cuenta con siete librerías- registraron incrementos en las ventas, de manera que en esta ocasión la idea es continuar ese proceso ascendente tanto en calidad de contenido como en resultados, así como en afluencia de público, explicaba Martín de Vidales.

La ubicación de la feria en pleno centro del Real Sitio, en uno de los patios de la Casa de Cultura (calle Floridablanca), facilita la afluencia de personas interesadas en los libros, muchas de las cuales conocen ya la cita con los ejemplares antiguos y de ocasión, mientras que otras descubren por primera vez esta actividad cultural que coincide en su celebración con las fiestas patronales de la localidad.

cartel feria 2016

La propuesta de los libreros -que se prolongará del 30 de julio hasta el 15 de agosto- pasa por ofrecer al público una gama muy amplia que va desde los ejemplares de coleccionista de mayor antigüedad hasta otros de segunda mano para satisfacer las necesidades veraniegas de lectura de los visitantes. Todos ellos con precios competitivos que animen una feria que cuenta de entrada con un marco histórico y monumental de referencia de primera magnitud.

La reapertura a finales del pasado año del emblemático Hotel Miranda Suizo, situado frente a la Casa de Cultura, así como la oferta creciente del sector en una población cuya actividad económica está centrada en el turismo y en la mejora de la oferta de sus establecimientos terminan por dar vitalidad a un acontecimiento que ya es un clásico dentro del programa veraniego de San Lorenzo de El Escorial, indican los impulsores de la feria. En lo que respecta al público, la afluencia de familias que visitan con regularidad el municipio en época de vacaciones, además de los habituales turistas interesados en la riqueza de su patrimonio se suman a los seguidores fieles del encuentro y todos ellos generan un ambiente relajado en el que visitar cada una de las casetas. El horario es de 11.30 a 14.30 y de 18 a 22 horas.