Los problemas mecánicos y el empuje de los aspirantes al título relegan a Rubén Gracia al undécimo puesto en el Rally Lleida Pirineus

La victoria obtenida entre los participantes de la Mitsubishi EVO Cup compensa de alguna forma las sensaciones de Rubén Gracia y Diego Vallejo en el Rally Lleida-Pirineus, primera prueba del Campeonato de España, que se disputó este fin de semana en la zona de Pallars y en la que el piloto de Guadarrama tuvo que afrontar multitud de inconvenientes. El abanico de aspirantes al título mostró sus credenciales, poniendo sobre el tapete no solo su calidad como pilotos, sino un enorme potencial mecánico desconocido hasta la fecha en este campeonato. Sobre un lento y revirado trazado, no muy del agrado de muchos de los participantes, el Rallye TT Lleida Pirineus puso en escena las nuevas fuerzas de los aspirantes al campeonato, con interesantes incorporaciones de nuevos y potentes vehículos junto a una nueva reglamentación que desde el equipo de Rubén Gracia consideran "excesivamente beneficiosa con los buggies ligeros, en detrimento de los T1". Los integrantes del Mitsubishi Spain Team Powerade debieron hacer frente a una prueba donde sufrieron multitud de problemas. Pese a ello y tirando de oficio lograron finalizar en la undécima posición, entrando paralelamente como vencedores entre los integrantes de la Mitsubishi EVO Cup.

Para los hombres del Mitsubishi Spain Team Powerade la undécima plaza en la general final tiene la importancia de comenzar añadiendo puntos al casillero. El primer puesto fue para Gaig (Mini One), seguido de Villanueva (Land Rover Evoque) y Cachafeiro (Polaris RZR Turbo).

rubén_gracia01

Gracia explicó que fue una prueba “complicada en todos los sentidos”. “Algún problema mecánico puntual y un leve despiste durante la primera etapa fueron tan solo una anécdota comparado con el extraño fallo eléctrico que se manifestó durante la segunda. Con un vehículo que de forma aleatoria bien fallaba en su entrega de potencia o bien se aceleraba al máximo, logramos llevar a meta nuestro Mitsubishi, de lo cual nos sentimos más que satisfechos. Por los efectos de acelerarse descontroladamente, me comentaba Diego Vallejo haber disputado con ello uno de los tramos más estresantes de su carrera, y lleva unas cuantas. Coincido con él de pleno”, explicaba. “Al menos hemos comenzado sumando. Ahora queda trabajar duro para volver de nuevo a por todas en la próxima cita en tan solo veinte días”, finalizó el de Guadarrama. Tras esta primera cita el campeonato toma rumbo sur, y en apenas tres semanas tendrá lugar la segunda manga del certamen 2016 en la clásica cita almeriense con la Baja Almanzora, del 22 al 24 de abril.