El Cuartel de Inválidos: de cárcel a centro de mayores

El proyecto del Cuartel de Inválidos y Voluntarios a Caballo es de 1774 y distintos expertos coinciden en atribuírselo a Juan de Villanueva, responsable también de numerosas obras en el casco histórico, como las Casas de Oficios y de la Reina, la Casita de Arriba o, en el vecino municipio de El Escorial, la Casita del Infante.

Desde su edificación, se han mantenido sus características arquitectónicas originales con ligeros cambios. El edificio -situado entre las calles Pozas, del Rey, San Quintín y del Repeso- es de planta rectangular, en origen exento, aunque actualmente unido al Mercado. La imagen exterior presenta una tipología similar a la del Monasterio y Casas de Oficios, con paramentos lisos de sillería de granito, cornisa del mismo material y tejado abuhardillado de pizarra, en consonancia con la sobriedad del estilo herreriano. En su interior destaca la escalera y el predominio de los espacios abovedados.

cuartel_invalidos_2

Al poco tiempo de su terminación, empieza a simultanear el uso de Cuartel con el de Cárcel. Desde 1887, su función se limita a Cárcel del Partido. En 1972, el Ayuntamiento cede el edificio a la Tesorería General de la Seguridad Social y se establece el Hogar del Pensionista, uso que se mantuvo hasta finales de los 90. Tras la aprobación en 2002 del Plan de Excelencia Turística, cofinanciado por el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el Gobierno central, se rehabilitó de forma integral, con un coste superior al millón de euros. Inicialmente se planteó como Centro de Estudios Herrerianos, incluyendo para ello el legado de Luis Cervera Vera, aunque la puesta en marcha de este proyecto no llegó a cuajar. Durante la pasada legislatura, AME llegó a plantear la posibilidad de destinar el antiguo Cuartel de Inválidos a la creación de un Museo del Ejército, e incluso llegó al Ayuntamiento una oferta para la instalación de una casa de subastas. Ahora, esta última propuesta de Alternativa Municipal Española parece dar un nuevo impulso de cara a la utilización de este céntrico edificio del siglo XVIII.